Así fue el último adiós a Ámbar, la pequeña de un año que murió al ser violada

El aberrante hecho aún conmociona a Chile, mientras la comunidad despide a la pequeña.

El caso de Ámbar, la niña que con tan solo un año y siete meses de edad vivió un aberrante hecho que le quitó la vida, sigue siendo tema de conversación en la comunidad internacional. La niña era cuidada por sus tíos, su madre sin capacidad de hacerse cargo de ella y el ausentismo del padre, dejaron a la pareja con la responsabilidad de cuidarla sin imaginar el fatal desenlace. La niña fue remitida a un centro hospitalario debido a una extraña condición, que luego sería revelada, había sido violada y debido a su pequeña estructura corporal, esto le causó la muerte.

Andrés Espinoza Aravena, es la identidad del tío al que se le adjudica la responsabilidad del hecho, el proceso judicial para conocer su condena ha sido lento pero ha generado molestia en el colectivo que exige le caiga todo el peso de la ley. El ambiente es tan álgido sobre el tema que incluso, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, fue apedreado en su primera aparición pública. Mientras este conflicto se suaviza, los momentos tristes llegan a la comunidad de Los Andes, localidad chilena donde residía la niña y desde donde cientos de vecinos han acudido a un funeral a despedir su pequeño cuerpo.

La niña fue velada en el sector donde diferentes tipos de manifestaciones se hicieron llegar a las inmediaciones de la iglesia. Globos, velas, retratos, peluches y juguetes se apilaron en la misa donde se despidió el pequeño ataúd blanco donde reposaban sus restos. El tío, se mantiene recluido en una prisión de máxima seguridad, mientras que el pueblo chileno llora y lamenta la perdida en tan terribles condiciones de la niña.

El carro fúnebre estaba ataviado de globos rosa que simbolizaban la inocencia de la pequeña.

Te recomendamos en video: