Denuncia de Felicia Morales por violencia de género fue archivada por la justicia pese a las "más de 80 páginas con testimonios"

"Espero algún día esta justicia de hombres y para hombres también nos considere", dijo la artista

A inicios de enero, la cantante chilena Felicia Morales, reconocida por ser parte de las bandas de Gepe, Javiera Mena y Mon Laferte, realizó un crudo relato en el que denunció haber sido víctima de violencia física y psicológica durante una relación de cinco años que tuvo con un productor musical. "Escribo esto porque es mi verdad, viví 5 años de violencia psicológica grave, dos veces golpes fuertes en la cara y esta persona está tranquila en su casa con su historia inventada, trabaja aún con bandas que se abanderan por el feminismo y sigue hablando con quizás cuántas mujeres por internet, engañando a todos, haciéndose la víctima y el encantador. Siento que esto no debiera seguir pasando", es parte de la denuncia que hizo pública Morales en su blog.

Sin embargo, la artista sufrió un inesperado revés hace algunos días, ya que luego de haber hecho llegar los antecedentes respectivos a la Fiscalía de Ñuñoa, la justicia archivó la causa. "Más de 80 páginas con testimonios, pantallazos que demuestran su degeneración sexual online desde el año 2012, mi foto tomada el 2015 que evidencia los golpes recibidos, fotos de él desnudo, de su pene y las conversaciones sexuales con al menos otras 8 niñas que para la justicia no fueron suficientes para acreditar un delito", dijo molesta a través de redes sociales.

"Esta persona está libre, con sus papeles limpios, próximo a viajar a Europa con su familia y listo para proceder de la misma manera una vez más pues la justicia lo ampara", agregó, enfatizando en que "espero algún día esta justicia de hombres y para hombres también nos considere para que casos como el mío y tantos otros no queden impunes".

"Me queda la conformidad de haber hecho todo lo poco y nada que la ley permite en estos casos de violencia contra la mujer", sentenció.

El día 22 de marzo se archivó mi causa por falta de pruebas. Más de 80 páginas con testimonios, pantallazos que demuestran su degeneración sexual online desde el año 2012, mi foto tomada el 2015 que evidencia los golpes recibidos, fotos de él desnudo, de su pene y las conversaciones sexuales con al menos otras 8 niñas que para la justicia no fueron suficientes para acreditar un delito. Esta persona está libre, con sus papeles limpios, próximo a viajar a Europa con su familia y listo para proceder de la misma manera una vez más pues la justicia lo ampara. Espero algún día esta justicia de hombres y para hombres también nos considere para que casos como el mío y tantos otros no queden impunes. Me queda la conformidad de haber hecho todo lo poco y nada que la ley permite en estos casos de violencia contra la mujer.

A post shared by Felicia Morales (@feliciamorales) on