Caso Ámbar: el estremecedor suceso de la violación y homicidio a una bebé de un año

Un nuevo caso conmociona al mundo.

Un hecho desgarrador despertó a los habitantes de Chile durante este fin de semana. La muerte de la pequeña Ámbar, de apenas un año y ocho meses de nacida ha estremecido a todos por la forma violenta en que pereció. Su tío ejecutó una brutal violación que la llevó a la muerte.

Ámbar era hija de una madre incapacitada para cuidarla y de un padre del que se tiene poca información. Ante este escenario los Tribunales de Chile decidieron, meses atrás, dejarla al cuidado temporal de su tía y su pareja. Esta decisión terminó siendo su condena.

Miguel Andrés Espinoza Aravena, de 30 años de edad, tío político de Ámbar, terminó siendo el verdugo de una pequeña bebé que recién comenzaba a vivir. Hoy afronta el delito de violación con homicidio tras haber acabado con la vida de la menor durante la madrugada del pasado sábado 28 de abril en la población Colunquén,  localidad de Rinconada de Los Andes, región de Valparaíso.

"Se le atribuyó participación en el delito de violación con homicidio, un hecho que ocurrió la madrugada del sábado, estando la menor a su cuidado", detalló el fiscal Ricardo Reinoso al salir de la audiencia.

Hoy Miguel Andrés, el presunto ejecutor de la violación y asesino de Ámbar, enfrenta el juicio moral de los habitantes de Chile, quienes no han dudado en pedir, incluso, la pena de muerte para este hombre que no hace mucho tiempo ejercía funciones políticas y aspiraba a  ser concejal por la lista del partido oficialista UDI en las pasadas municipales de Chile.

Sin embargo, "de acuerdo a los tratados internacionales que Chile firmó una vez que se suprimió la pena de muerte, no puede ser repuesta. Por lo tanto, no está dentro del repertorio legislativo posible", aclaró el ministro de Justicia de Chile, Hernán Larraín.

El responsable de la violación hoy permanece bajo prisión preventiva, mientras familiares de la pequeña Ámbar intenta aún encontrar explicaciones para tal acto que acabó con su vida.

Un tío biológico de la pequeña Ámbar y su hermanita, explicó a la Televisión Nacional de Chile que los rastros de violencia contra las menores no eran nuevos. “Lo principal eran los moretones y todos los días tenían excusas para lo que estaba pasando”, relató el tío, quien meses atrás intentó asirse con la custodia de las menores, pero se la negaron por ser homosexual, explica.

Te recomendamos en video: