Que no te derrumbe el despecho, 5 consejos para superar una ruptura

Una ruptura amorosa puede ser de las experiencias más difíciles de superar, pero no es el fin del mundo.

Una ruptura amorosa puede ser de las experiencias más difíciles de superar. Incluso al punto de sentir que el mundo se abre ante nuestros pies.

La ruptura en algunos casos produce un fuerte impacto emocional que influye en el comportamiento de algunas personas. El desamor o la frustración también causa un sufrimiento que llega hasta casi todos los ámbitos de nuestras vidas.

Te damos algunos tips para superar la desesperanza y la tristeza, así podrás seguir adelante con tu vida:

Darte tiempo y no aislarte

Los expertos en terapia de pareja recomiendan a las personas darse algo de tiempo para recuperarse de la ruptura amorosa. Esta fase es necesaria para completar totalmente la fase de duelo y de superar la soledad.

Aislarse en el trabajo tampoco es recomendable porque hace que la persona se hunda en una profunda tristeza que puede acabar en un trastorno depresivo mayor. Lo mejor es buscar actividades sociables, salir con los amigos o familiares cercanos.

Rompe el ciclo

Si estabas acostumbrada a realizar todo con tu expareja lo mejor es romper ese viejo ciclo. Lo más sano es emprender rutinas y costumbres nuevas. Empezar desde cero otras actividades ayudan a sanar tu corazón roto. Poco a poco, dejarás de centrarte en ese viejo amor y quien te causó sufrimiento.

Hábitos como salir al parque, dibujar, pasear por nuevas zonas, entrenar en un deporte, aprender un idioma son aspectos positivos porque si modificamos nuestras acciones y nuestros contextos, nuestros procesos mentales cambian para bien.

Mente positiva

Aleja los malos pensamientos, la lástima y sé positiva. Incluso de aquello más negativo que creemos que nos ocurre se puede extraer una experiencia positiva, que te hará crecer emocionalmente, como persona. Lo más importante es lo que piensas acerca de tener una relación.

Nunca sientas lástima por ti. Si haces eso constantemente acabarás generando un ambiente negativo en tu entorno y esto hará que proyectes una imagen de persona dependiente, insegura, con baja autoestima. Borra de tus pensamientos la negatividad, todos esos mensajes que te llenen la mente y te bloquean emocionalmente, produciendo un verdadero trastorno psicológico.

Cuida tu cuerpo y potencia hábitos sanos

Tu cuerpo es un templo y tiene tres pilares básicos que debes cuidar: dormir bien, comer bien y hacer ejercicio moderadamente. Luego de una ruptura lo más probable es que sientas algún tipo de presión y olvides tu aspecto físico.

Si te descuidas físicamente, lo único que lograrás será hacer que el malestar del cuerpo se sume al psicológico, incidiendo negativamente sobre tu autopercepción. Recuerda que después de todo, siempre se puede comenzar de nuevo.

Acércate a personas que te den apoyo

Esta es la mejor oportunidad para acercarte a amigos y parientes con los que antes tenías una buena relación. Recuperar y fortalecer esos lazos puede ayudarte a conformar una red de apoyo emocional para no atravesar a solas el trance de la soledad. Busca con quién hablar y externar tus emociones, eso será de gran ayuda.

Si no tienes confianza con la gente que te rodea, puedes buscar algún tipo de terapia donde puedas tomar distancia de tu situación y afrontarla desde otra perspectiva. No temas buscar ayuda profesional.

La vida no se termina porque una persona se haya ido de nuestras vidas. Recuerda que la persona más importante eres tú. Ámate en primer lugar, date un tiempo para estar a solas. Una ruptura amorosa no define tu vida. Es la puerta a vivir nuevas experiencias, incluso si eliges la soledad.