¿Para qué sirven las cejas? La ciencia lo explica

No sólo son el marco de tu mirada, tienen una función

Las mantenemos arregladas, maquilladas, depiladas y estéticamente aceptables pero, alguna vez te has preguntado ¿para qué sirven las cejas? Hasta ahora se le daba la función de proteger los ojos pero un estudio de la Universidad de York, Canadá, explica su función en el cuerpo.

Las cejas de nuestros antepasados primitivos eran una protuberancia huesuda pronunciada que indicaba dominación y agresividad. Los humanos modernos, en cambio, tenemos una frente lisa con cejas más visibles y velludas, capaces de moverse para establecer redes sociales, dice la investigación, publicada en la revista Nature Ecology & Evolution.

Este trabajo propone que las gruesas prominencias óseas por encima de los ojos de los primeros humanos señalaban el estatus social y después, al hacerse menos protuberantes y movibles, propiciaron habilidades de comunicación.

“En los mandriles, los machos dominantes tienen bultos de colores brillantes a cada lado del hocico para mostrar su estatus. Estos bultos crecen debido a factores hormonales, y los huesos de debajo presentan cráteres microscópicos, una característica que también se puede ver en las cejas de los homínidos arcaicos”, explica Paul O’Higgins, uno de los autores principales del artículo.

A través de la tecnología 3D, los científicos recrearon el cráneo de un fósil de Homo heidelbergensis , conocido como Kabwe 1, “Usamos el software de modelado para recortar el enorme filo de la frente de Kabwe 1 y descubrimos que no ofrecía ninguna ventaja espacial, ya que podía reducirse en gran medida sin causar problemas. Luego simulamos las fuerzas de mordedura de diferentes dientes y descubrimos que se aplicaba muy poca tensión en esta parte. Cuando la eliminamos no tuvo ningún efecto en el resto de la cara al morder”.

“Otras hipótesis, como mantener el sudor o el pelo fuera de los ojos, ya se habían descartado, por lo que sugerimos que se puede encontrar una explicación plausible en la comunicación social”, concluye O’Higgins.

Te recomendamos en video: