Niño de 3 años es degollado por su padre dentro de una iglesia

Un nuevo caso de asesinato a menores, nos llena de mucha tristeza. ¡Ya basta!

COLOMBIA.- Distintas historias de niños asesinados han dado la vuelta al mundo en los últimos meses. En esta ocasión, Felipe Santiago Luengas, de 52 años de edad, degolló a su pequeño hijo de 3 años dentro de una iglesia en Colombia. El hecho se registró cerca de las dos de la tarde del domingo ocho de abril de 2018.

El sujeto se acercó al templo del corregimiento de Cite, en Barbosa, Santander. Cuando ya era tiempo de que se culminara la misa dominical, entró. Una vez culminada la celebración de la eucaristía se acercó al Párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario para pedirle que lo bendijera junto a su pequeño hijo. El sacerdote sin saber lo que ocurriría luego, los bendijo.

Luengas esperó que el recinto quedara vacío, y enseguida degolló a su hijo con un bisturí y lo que le causó una muerte inmediata. Inmediatamente intentó quitarse la vida, cortándose la garganta y una de sus muñecas según declaraciones de los cuerpos policiales que se acercaron al lugar de los hechos.

El asesino fue socorrido por la comunidad religiosa y habitantes de la zona. Fue trasladado a un hospital en Barbosa. Posteriormente fue llevado a un centro de salud en Vélez, donde se recupera mientras es custodiado por la policía del Estado.

Felipe Santiago Luengas retiró a su hijo en horas de la mañana de la casa de sus abuelos maternos en Bogotá mediante engaños, según declaraciones de la alcaldesa del municipio Deyanira Ardila.

“El padre retiró al niño en horas de la mañana cuando estaba con los abuelos. Pidió el favor de que se lo dejaran llevar a una tienda a comprarle algo, y se llevó al niño. En horas de la tarde, lo estaban buscando porque no aparecía el niño. Lamentablemente, el señor fue al corregimiento de Cite y allí cometió este hecho”.

Gracias a las investigaciones realizadas por los entes pertinentes se conoció que el fatal hecho donde el niño perdió la vida. Esto fue causado por problemas que Luengas tenía con la madre del pequeño, y por lo que se le había restringido la posibilidad de acercarse a ellos.

El asesino debía cumplir con una medida de protección con la que contaba la madre del niño, debido a agresiones previas por parte de este hombre.

Te recomendamos en video: