El asesinato de 11 mujeres para robar a sus bebés enciende la alerta en México

11 nombres y los feminicidios a embarazadas van en alza

En el plazo de una semana tres embarazadas fueros asesinadas en distintos estados de México para quitarles a sus bebés., pero en lo que va del año, ocho han sido asesinadas en el país por los mismos motivos.

Jéssica Gabriela, quien contaba con 20 años de edad y 8 meses de gestación, fue secuestrada cuando salió por la ropita para su bebé, que nacería en poco tiempo.

Lizbeth, de 24 años, desapareció en el trayecto de casa de su madre a su casa; tenía 8 meses de embarazo. Su hijo de 4 años iba con ella pero el agresor lo soltó y estuvo deambulando por días.

Jenny Judith estaba a punto de dar a luz cuando fue atacada por otra mujer. No sólo fue asesinada sino que además le sustrajeron a su bebé  de la forma más violenta. Sufrió hasta el final.  La agresora dejó a la bebé en el domicilio de sus padres y huyó.

Pero como ellas hay más que parecen haber sido olvidadas

En 2014, a Nadia, Nathaly, Luvineydi, Clara, Jazmín y Daniela les abrieron el vientre y las mataron. Todas sufrieron. A Isamar Chávez de la Rosa la atacó una prima lejana en Tamaulipas y a Diana Jazmín la descuartizaron.

Fueron asesinadas en Ciudad de México, Tamaulipas, Querétaro, Nayarit en diferente tiempos pero con la misma violencia y con el mismo fin: robar a sus bebés.

Nathaly, de 20 años, tenía ocho meses de embarazo y estaba desesperada por obtener un empleo o ayuda económica para poder cubrir los gastos de su parto. La joven publicó en Facebook su situación en diciembre de 2014. Al poco tiempo fue contactada por Rocío, una chica de 17 años que le prometió ayuda. Ambas se encontraron y con engaños, Rocío la llevó a una casa donde la golpeó y la apuñaló varias veces en el cuello. Después tomó un cuchillo, le realizó un corte horizontal en el viente bajo para extraerle al bebé y posteriormente tiró el cuerpo de Nathaly en un llano.

Clara tenía 21 años cuando dio a luz. Días antes se había hecho amiga de Rosa, de 38 años, quien asesinó a Clara para después robarse a su bebé pues estaba “desesperada porque no podía tener hijos y temía que su pareja, 12 años más joven” la abandonara.

Pero la sustracción de bebés no sólo es a aquellos en gestación, sino también pequeños con días o meses de haber nacido, cuando sus madres han sido privadas de la vida para robarlos.

Los especialistas coinciden en que las mujeres más vulnerables a estos delitos son las que se encuentran en pobreza o de zonas rurales, especialmente con altos índices de criminalidad. Según el Mapa de Feminicidio en México, desde 2013 se han documentado 11 casos de asesinatos a madres para quedarse con los bebés. Pero en aquel entonces, ni se catalogaba como "feminicidio" ni transgredía ala sociedad, sólo se quedaba en "nota roja".

 

Te recomendamos en video