“Me violaron en una ambulancia”: El relato de una mujer que pide justicia

ESPAÑA, Barcelona.- Una mujer se desmayó en las calles de Barcelona entre Josep Tarradellas y la calle Numancia. Los personas que acudieron a su auxilio  llamaron a una ambulancia para que pudieran atenderla.

Se cree que el desmayo se produjo por los medicamentos tomados y por la ingesta de alcohol. Cuando llegó la ayuda los dos enfermeros la reanimaron. Al tener la presión baja la trasladaron al Hospital del Sagrar Cor, o  al menos eso dijeron porque nunca llegaron.

Hasta ese punto las versiones comienzan a ser diferentes. Lo único que se sabe con certeza es que la ambulancia estuvo parada durante 14 minutos en la  esquina de la avenida Josep Tarradellas con la calle Vilaromat.

Este acontecimiento sucedió hace dos años, el 21 de agosto del 2015. Pero apenas fue el martes cuando los dos técnicos sanitarios fueron sentados para revisar el caso. El nombre de los acusados corresponden a Antonio R. y Roberto O., quienes han negado todo las acusaciones.

Ella comenta “no recuerdo su cara, solo sus voces”, ha declarado. El fiscal ha declarado siete años de prisión y libertad vigilada por dos años más para cada uno de ellos.  El juicio se está celebrando en la Audiencia de Barcelona.

Las versiones de los hechos

Los acusados  han declarado que asistieron a la paciente y que tras recuperar la conciencia les comentó que ya no quería ir al hospital. Ellos intentaron convencerla y al negarse ellos tuvieron que llamar a sus jefes quienes indicaron que la mujer tenía que firmar su alta voluntaria.

Ellos la acompañaron hasta su domicilio, por supuesto sin abusar de ella según su declaración. La mujer no presentaba lesiones de vagina si roces en las piernas. 

Mientras tanto Carmen, nombre de la víctima ha relatado que estaba en la calle cuando se desmayó.

“Perdí el conocimiento. Me desperté cuando estaba tumbada en la camilla de la ambulancia con un pene en la boca y otro en la vagina. No recuerdo sus caras, pero si sus voces”, explicó.

Carmen relató todo lo que sucedió en esos 14 minutos que la ambulancia estuvo parada y que aún no tiene explicación alguna.

Ellos me decían que no pasaba nada. Les dije: sí que pasa, me estáis violando. Pedía que me dejaran marchar”.

Ella firmo el alta porque fue la única forma en la que pudo salir de la ambulancia.

 “Salí de estampida, sin mirar atrás”, ha rememorado.

Te recomendamos en video: