Los hermanos argentinos que abusaban de sus parejas con consentimiento de su madre

Los hermanos Benítez y su madre han sido detenidos mientras nuevas víctimas se suman a su macabra lista

El caso que conmocionó al mundo

El terrible caso de los hermanos Benítez sigue arrojando nuevos y escalofriantes detalles. Los hermanos Fernándo y Gonzalo, de 26 y 24 años respectivamente, convirtieron su hogar en el escenario de hechos indignantes.

Ellos mantuvieron en cautiverio a sus parejas, dos jovenes argentinas que fueron sometidas, golpeadas, abusadas sexualmente y privadas de su libertad. Todo esto mientras la madre de ambos, María Esther Llanos, estaba al tanto de los hechos y nunca dio parte a las autoridades.

La historia de los hijos

María Esther crió a sus tres hijos: Sebastián, Fernando y Gonzalo, en una humilde vivienda de la calle Güemes del Barrio Latino en la localidad Bahía Blanca de Buenos Aires, Argentina.

Los niños nacieron a principios de los noventa y fueron educados solamente por su madre. Desde adolescentes se dedicaron a criar perros como sus mascotas y como el resto de los jóvenes eran usuarios activos de las redes sociales.

Fue en Internet en donde conocieron a sus primeras parejas. Sebastián, el hermano mayor murió en 2010, en lo que fue reportado en su momento como un suicidio por depresión.

Nuevos datos del caso

Los hechos violentos no se limitaron a las que eran sus parejas actuales, desde el momento de la captura han surgido nuevos datos que indican que sus conductas eran similares con parejas anteriores.

En el caso de Fernando, se reportó una víctima anterior identificada como Aldana García de 18 años. La joven relató que era sometida por Fernando y que llegó a violarla con un destornillador. También fue atacada por los perros de la familia.

Otra víctima de Fernando se manifestó al hacerse público el caso. La joven identificada como Mirta Esteche reveló que sostuvo una relación con él en 2010. Después de conocerse le propuso vivir juntos, proposición a la que accedió pero que sería motivo de arrepentimiento.

La joven era golpeada y abusada constantemente. Salió embarazada de su agresor pero debido a los golpes perdió al bebé que esperaba. Esto no fue motivo suficiente para dejar de ser abusada sexualmente y en una nueva violación, la agresión le provocó un quiste en el ovario.

Afortunadamente Esteche pudo terminar su relación y se mudó a Paraguay donde pudo rehacer su vida. Allí se enteró de la repercusión del caso. Añadió que la muerte de Sebastian debe ser atribuida a Fernando, pues Sebastian era un joven con discapacidad y fue el acoso de Fernando que lo llevó al suicidio.

Belén, una tercera víctima también declaró, su relación con Fernándo fue similar a las anteriores. Fue golpeada brutalmente y los perros de la vivienda la atacaron por indicaciones de su dueño. Logró escapar y presentó una denuncia en mayo de 2017, no tuvo mayor repercusión en las autoridades.

Te recomendamos en video: