Así ha sido el regreso a clases de los sobrevivientes al tiroteo en Florida

El tiempo se encargará de devolverles la tranquilidad en la escuela

El pasado 14 de febrero la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, sufrió uno de los peores episodios de toda su historia. Un francotirador entró a sus instalaciones y mató a diecisiete alumnos de esta institución. Nikolas Cruz fue acusado como el responsable de la masacre.

Este ex alumno de la escuela, de 19 años de edad, activó las alarmas de incendio del edificio mientras caminaba lanzando bombas de humo, llevaba una máscara anti gas. En ese momento empezó a disparar sin compasión mientras el terror se propagaba entre los presentes. El joven logró escapar mezclándose con los estudiantes que huían, antes de ser detectado por las cámaras de seguridad.

Actualmente está detenido y es acusado por diecisiete cargos de asesinato premeditado.

Este acontecimiento estremeció al mundo entero y el interés de saber qué ha pasado con los alumnos se ha propagado. Por esto, Ellen DeGeneres decidió invitar a unos chicos que aún hacen vida en Parkland para conversar sobre el regreso a las clases en ese edificio que se llenó de sangre el pasado mes de febrero.

Sam Zeif de dieciocho años, y Delanet Tarr, de diecisiete, fueron los invitados especiales del show para conversar sobre las emociones experimentadas al regresar a la escuela, y esos factores que los hacen sentir pánico por algunos momentos.

"Incluso sí es realmente difícil para nosotros volver, estar allí, ser adolescentes, ser estudiantes de secundaria, incluso si solo son esos segundos fugaces en los que todavía te sientes como solías hacerlo, te sientes normal, esas son las cosas que, creo, debemos atesorar y seguir haciendo ", expresó Delaney a Ellen.

"Si hay un libro de texto que cae de un escritorio, toda la clase salta", dice Sam, mientras que Delaney agrega que "cada ruido fuerte, alarmas de incendio, todo lo que recuerda un poco a ese día me pone en estado de pánico". Nos envía a todos a un modo de pánico ".

Estos sentimientos describen, probablemente, lo que sienten profesores y estudiantes al verse vulnerables y expuestos a volver a vivir un episodio tan atemorizante.