Padre mata a sus dos hijos y después incendia la habitación

Un nuevo suceso estremece a los españoles con el asesinato de menores de edad

Los ciudadanos de España vuelven a caer en la conmoción por el asesinato de dos niños en la región de Getafe. En esta ocasión un padre asesinó a sus dos hijos, ahogándoles y después incendiando la habitación donde los encerró. Posteriormente el parricida se suicidó.

El impresionante suceso ocurrió ayer martes  20 de marzo. El hombre José Alberto Gálvez, de 46 años de edad, que hasta ahora no ha presentado ningún tipo de antecedente o indicio de agresión familiar habría sucumbido ante la separación con su pareja Raquel M. M.

Fuentes han revelado al diario El Mundo que Gálvez habría dejado una nota manuscrita explicando algunas razones, pero de esta no se han dado detalles oficiales.

Por su parte el ABC de España tuvo acceso a parte de este manuscrito encontrado en la ropa del padre asesino, quien justificaba el vil hecho diciendo: "He matado a mi hijos. No quiero que sufran".

Por ahora se tiene como dato oficial que el padre habría ahogado a sus dos hijos, Alejandro Gálvez, de 13 años, y Marina Gálvez, de ocho, en la bañera, luego acostó los cadáveres sobre la cama y posteriormente prendió en fuego la habitación.

Las autoridades también han explicado que Gálvez habría cerrado el apartamento con llaves y fríamente caminó unos dos kilómetros hasta la Estación de Trenes de Cercanías Getafe Industrial donde se lanzó a los rieles. El parricida fue arrollado por el tren.

Fuentes del proceso de investigación explicaron que el padre primero habría asesinado en la bañera a su hija Marina, para después acabar con el pequeño Alejandro, quien padecía de dificultades de movilidad tras haber sufrido de parálisis cerebral.

Minutos después del triste acontecimiento los bomberos pudieron ingresar a la vivienda gracias a la madre de los niños, quien no se encontraba en casa para el momento del doble asesinato ocurrido al  final del martes.

Los cadáveres tanto del padre, como de los niños permanecen en Instituto Anatómico Forense de Madrid, mientras todos los españoles permanecen en conmoción, pues aún no han terminado de superar el reciente asesinato del pequeño Gabriel Cruz, por su madrastra Ana Julia Quezada.

Te recomendamos en video: