Revelan que la asesina del pequeño de 8 años pudo haberlo drogado antes de matarlo

Las investigaciones no se detienen alrededor de este caso que ha estremecido al mundo

A medida que pasan los días, las investigaciones sobre el asesinato del niño Gabriel Cruz avanzan. Rafael Soriano quien es el magistrado encargado de llevar el caso, ya ha ordenado una investigación para confirmar si Ana Julia Quezada drogó a su víctima.

El hallazgo de ansiolíticos en el automóvil de la criminal podría dar un giro inesperado a la investigación. Con estas pruebas es importante conocer si los fármacos fueron suministrados al niño o eran de consumo personal de Quezada.

Ana Julia Quezada

Anulación de la coartada de Ana Julia

El Instituto Nacional de Toxicología de Sevilla será el encargado de desarrollar un informe detallado sobre este punto de la investigación. Ellos entregarán al juzgado los resultados de las los análisis de las nuestras biológicas tomadas al cuerpo de Gabriel.

Esto podría cambiar el veredicto antes dado por los médicos forenses, donde aseguran que el niño murió por "asfixia mecánica" el mismo día que desapareció.

De ser positivos los resultados, la coartada de Ana Julia Quezada quedaría sin efecto. La criminal ha asegurado que el niño subió a su carro sin haberlo forzado y por voluntad propia. El juez asegura que si se comprueba el uso de estos fármacos en Gabriel, todo apunta a un plan macabro diseñado por Quezada.

Soriano ha asegurado que esta coartada esta armada por la acusada y que otras pruebas recabadas han demostrado que su discurso no es completamente coherente y hay dudas sobre la completa sinceridad de sus palabras.

Ana Julia Quezada

El Plan de Ana Julia

A pesar que ha intentado despistar a las autoridades son su coartada, no cabe la menor duda de que con sus frases vejatorias contra el niño revelaron su desprecio.

“Resulta presuntamente incuestionable la participación de la detenida Ana Julia Quezada en la muerte del menor y se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen” es parte de la información compartida por el Ministerio Público.

El plan de Ana Julia Quezada ha sido tratar de despistar, y por esto realizó distintas actividades para desviar la investigación y no resultar acusada.

“Mantuvo el engaño a lo largo de los días, aumentándolo hasta el punto de colocar ella misma una camiseta del menor en el monte”, asegura el juez encargado del caso. Esto pone en evidencia sus intenciones de despistar a la guardia para poder encontrar el momento perfecto de deshacerse del cuerpo.

Ana Julia Quezada

Días de engaño

Rafael Soriano en su posición de líder de estas investigaciones, ha declarado que la acusada aprovecho su tiempo a solas con el niño para cometer el crimen. También destaca que lo enterró en un agujero que había hecho previamente para despistar, antes de llevarlo a un invernadero.

“Las pruebas revelan, presuntamente, una falta de sentimientos y humanidad que ella misma ha calificado, que, de ser ciertas, serían de pura crueldad”, aseveró Soriano.

Para el juez no cabe la menor duda de que este crimen se trata de un "plan macabro" ideado por Quezada en su firme intención de deshacerse del pequeño que representaba un obstáculo en su relación.

Ana Julia Quezada

 

Te recomendamos en video: