El feminicidio de Selene que todos califican como "crimen pasional"

La mujer recibió tres impactos de bala por su pareja sentimental.

Selene no se murió. A Jessica la mataron. Fue su pareja quien le propinó tres impactos de bala cuando la encontró en su lugar de trabajo.

La mujer, de 27 años, dejó a una hija huérfana, niña cuyo padre decidió acabar con la vida de su madre por una discusión que comenzó la mañana del lunes en el domicilio de ambos, en la Ciudad de México.

Según declaraciones de Selene, antes de morir dijo a las autoridades que su pareja sentimental la había amenazado con quitarle la custodia de su hija. Ella, temerosa, fue a trabajar el lunes 19 de marzo a la tienda de artículos femeninos 'Nine West', en el centro comercial Reforma 222, ubicado a un costado de la Avenida Paseo de Reforma, en el corazón de la Ciudad de México.

Por la tarde su pareja llegó para buscarla, iba armado. Al encontrarla, sin pensarlo, tomó la pistola y la descargó sobre el cuerpo de Selene tres veces, apuntando al abdomen. Después él, en un acto de cobardía, se disparó en la cabeza pero la bala salió por una oreja, de acuerdo con los informes de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

El hombre está herido, con vida, pero Selene no, está muerta. Su asesinato es calificado por las autoridades (hasta ahora) como un crimen pasional, cuando en las redes sociales mujeres gritan que se trató de un feminicidio.

En el lugar de los hechos el asesino dejó una carta en la que aseguraba que Selene se buscó su muerte.

Te recomendamos el siguiente video: