Dictan cadena perpetua a valet parking por doble feminicidio

Los hechos ocurrieron en septiembre de 2016

Fernando González García fue sentenciado a cadena perpetua y al pago por reparación de daños por un millón 95 mil 600 pesos por el doble feminicidio de la joven Karen Esquivel Espinosa y Adriana Hernández Sánchez.

En una audiencia pública ayer en la noche, la jueza de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) encontró culpable a González García de matar a la estudiante de 19 años y a la mujer de 52, cuyos cuerpos fueron llevados a un domicilio para que se descompusieran. Posteriormente fueron encontrados en una maleta. 

Los feminicidios ocurrieron en septiembre de 2016, en la casa de Adriana, ubicada junto al gimnasio donde trabajaba Karen como instructora y Fernando como acomodador de autos. En su declaración afirmó que a Karen la tomó del cuello hasta desmayarla y la apuñaló con un cuchillo, mientras que a Adriana la atacó luego de ver que había sido testigo de lo que le hizo a la primera.

Tras el doble Feminicidio,  Fernando huyó del Estado de México y se mantuvo prófugo por casi cinco meses hasta el 1 de febrero que fue apresado y enviado a prisión.

Por la pruebas y testigos consultados, la jueza determinó que el sujeto actuó sólo y con dolo, “hubo afectación de máxima valía. Se llevó el hecho con total devaloración, con nulo aprecio a sus semejantes”.

Al feminicida además de la pensión de por vida, tendrá que pagar la reparación del daño, una pena pecuniaria de 36 mil 200 pesos y los gastos funerarios y terapias psicológicas a la familias de las víctimas.

Se trata de la primera sentencia de prisión vitalicia a nivel nacional, con la aplicación del nuevo Código Nacional de Procedimientos Penales.

Te recomendamos en video