Dos tormentosos amores colmaron la vida de Stephen Hawking

El astrofísico fue un enamorado y contó con el respaldo de sus parejas

Apenas corren horas de la muerte de astrofísico Stephen Hawking  y es natural hacer un repaso por su amplio legado a la ciencia y a la historia de la humanidad, pero también sobre algunos detalles de este hombre que no se dejó vencer por las adeversidades. Dos tórridos amores acompañaron su vida a lo largo de los 76 años.

Hawking se confiesa un enamorado y en su biografía ‘Mi Propia Historia’, explica que las relaciones amorosas fueron “apasionadas y tempestuosas” con sus dos esposas.

La primera responsable de robar el corazón de Hawking fue Jane Wilde, una estudiante de lenguas en la Universidad de Cambridge, donde Stephen estudiaba Cosmología. Ahí se conocieron. El joven físico comenzó a sufrir los síntomas del mal de Lou Gehrig o esclerosis lateral amiotrófica durante el noviazgo, pero eso no fue impedimento para que Jane, de 19 años, emprendiera una vida en pareja con él.

Enamorarme de Jane me dio algo por lo que vivir", relató Hawking, al resaltar cómo venció su pronóstico de corta vida con esta condición degenerativa. De este matrimonio resultaron tres hijos. Robert nacido en 1967, Lucy de 1970 y Timothy que nació en el año 1979.

Este matrimonio tuvo varios momentos difíciles. Para Jane no resultaba fácil convivir con la enfermedad de Stephen, por lo que él, propone a su mujer tener un amante. Ella acepta y es así como el músico de la iglesia local y viudo de nombre Jonathan entra a compartir casa con ellos.

En nuestro matrimonio habían cuatro socios. Yo, Stephen, la enfermedad y la diosa de la física. Llegué a estar tan agotada que pensé en suicidarme. Stephen era muy cruel conmigo pero ya no le tengo rencor”, relató Jane es sus memorias. Ella es doctora de Lenguas Romances y poesía amorosa medieval.

Tras varios años de matrimonio, celos y desencuentros deciden poner fin a la relación. Stephen se marcha de la casa y luego se divorcian, pero el físico decidió rehacer su vida.

En el año 1995 se casa con su enfermera Elaine Mason, con quien ya tenía algunos años de relación concubina. Ellos se conocieron mientras ella aspiraba a convertirse en su enfermera y acompañante.

La relación Hawking – Mason fue más corta que su primer matrimonio. Apenas once años permanecieron juntos. La llegada de esta enfermera trajo a la vida del físico desencuentros con los miembros de su familia, incluyendo sus hijos.

Allegados acusaron en varias ocasiones a Mason de maltratar a Hawking.  Estas fueron unas de las principales razones del divorcio, con la mujer que era 20 años menor que él. “controladora, manipuladora y mandona”, son sólo algunas de las características que se atribuyen a  Elaine Mason.

"Siempre le insulta, es increíble, se dirige a él como el 'lisiado”, relató una ex trabajadora sanitaria de Stephen Hawking en una entrevista a The Times.

Durante el verano del año 2004, Hawking sufrió una insolación tras ser abandonado a la intemperie bajo el sol durante varias horas. La responsabilidad se atribuyó a Mason, pero Hawking nunca quiso colaborar con las autoridades para esclarecer el caso. De hecho, el astrofísico jamás habló mal de su exesposa la enfermera.

"Después de su divorcio (con Elaine Mason) ha sido posible comunicarnos de nuevo. Él vive a diez minutos de nuestra casa en Cambridge y lo llamo muy a menudo para hablar de temas familiares y cuando los chicos están aquí comemos todos juntos", relató Jane en una entrevista.

Te recomendamos en video: