Este Día de la Mujer no quiero felicitaciones

No es una fecha para festejar, sino para recordar

Este Día de la Mujer no quiero felicitaciones, flores o tarjetas conmemorativas. Este 8 de marzo no quiero abrazos, frases trilladas o regalos forzados. Este día solo pido una cosa: igualdad.

Las razones pueden ser obvias, pero muchos quieren volverlas invisibles.

El Día de la Mujer no es motivo de fiesta ni de celebración: es el momento para recordar la muerte de más de 100 trabajadoras textiles durante un incendio en la fábrica de Triangle Shirtwaist, de Nueva York, el 25 de marzo de 1911, como consecuencia de las precarias condiciones laborales en las que convivían.

Día de la Mujer

 

 

 

 

 

 

 

Su muerte provocó una revolución: el renacer de la conciencia y la lucha por una igualdad no solo de género, sino social, laboral y también de apreciación. El reconocer que, sin importar tu sexo o condición física, vales lo mismo que cualquier otra persona y mereces respeto.

Este Día de la Mujer no quiero felicitaciones, quiero justicia e impartición igualitaria de la ley para las más de siete mujeres que son violentadas diariamente tan solo en México. En los últimos 10 años, han sido asesinadas más de 23,800, de acuerdo con cifras oficiales.

Este 8 de marzo quiero una legislación para castigar los feminicidios en América Latina: México cuenta con una tasa de 4,5 feminicidios por cada 100 mil habitantes, una de las más altas en la región. En Chile esa tasa es de 0,4; en Guatemala, de 2,5; en Argentna de 1,1, y en Perú de 06, según los últimos datos del informe de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).

Hoy lo único que pido es: igualdad.