Claves para proteger tu cabello de los rayos del sol

Qué hacer antes de tomar el sol

Si llegas a las vacaciones con el cabello hecho un desastre, no podrá sino empeorar. Toma cartas en el asunto desde mucho antes.

La primavera es el momento perfecto para cuidados que acondicionen y revitalicen el cabello. Junto a buenos productos adecuados a tu tipo de pelo, es tiempo de ampliar tus rutinas con nuevos tratamientos en forma de sérum o mascarillas y aceites nutritivos e hidratantes. Si mantienes el pelo sano adoptando pequeños hábitos diarios, evitarás que llegue castigado a la playa y la piscina. 

Y como la sabiduría popular dice que es mejor prevenir que curar, la primavera también es un buen momento para acudir a tu salón de peluquería y disfrutar de algún tratamiento de hidratación profunda, que selle la cutícula y la deje bien cerrada y protegida.

Qué hacer en la playa o la piscina

Los rayos solares, sobre todo los ultravioleta, penetran en la cutícula (el revestimiento del cabello) y debilitan los folículos pilosos (la concavidad bajo la piel en la que crece cada pelo). Esto conlleva una deshidratación que modifica su estructura. “El cabello necesita entre el 15 y el 17 % de agua para mantenerse hidratado. Los rayos hacen que se dañe la capa hidrolipídica, cuarteando la melena y dejando un cabello seco y áspero”, apunta Horacio Foglia, director médico de Medical Hair España.

El sol que recibimos en la playa es más dañino para el pelo que el de la ciudad o la montaña, porque se conjuga con otros factores. El salitre tiene efecto lupa y atrae los rayos solares, el viento arrastra partículas que producen mayor sequedad; y los minerales marinos de la arena producen oxidación y una destrucción progresiva del cabello. Y en la piscina, el cloro puede afectar a la coloración, advierte el doctor Foglia.

Como prevención, usa sombreros y pañuelos si estás al sol, sobre todo si el cabello está mojado. “Existen productos destinados a proteger el pelo del sol y el cloro, que se deben aplicar antes de la playa o la piscina. Si te sumerges, aclara la melena con agua dulce y reaplica el protector”, indica De Hoyos. Ponte una mascarilla cada semana.