Conoce a Stewart, un perro con un triste pasado que hoy busca familia

Muchos son los refugios que actualmente necesitan la bondad de las familias dispuestas a adoptar

Una mascota siempre es un aliado para las familias; son un miembro más de nuestro hogar. Un reciente hecho noticioso ha traído a debate el derecho de los animales y los esfuerzos que deben hacer las familias para garantizarles una vida feliz. Tal es el caso de Stewart, un tierno perro que vivió episodios muy tristes en su pasado.

Hace un par de semanas Oficiales del Control de Animales de la región de Dalton, Georgia en los Estados Unidos encontraron a un pequeño perro atado a un árbol. Estaba desnutrido, sucio y muy temeroso. Lo habían amarrado con un cinturón de cuero y una pesada cadena en medio de una zona boscosa.

El pequeño perro mostraba muchos signos de inseguridad. Algún temor le asechaba, a tal punto de que nadie podía acercarse a ayudarlo. Los oficiales decidieron llevarlo al Refugio de Animales del Condado de Whitfield, pero ni los especialistas lograban hacer algo por él.

“Era como si no quisiera que lo vieran, [como] si al enterrarse en la pared tal vez nos fuéramos. Fue realmente desgarrador verlo, comentó Rebeca Rood, voluntaria del Refugio de Animales del Condado de Whitfield, quien decidió buscar ayuda para el can fuera del refugio.

Tomó unas fotografías y publicó a través de las redes sociales. Gracias a esta noble acción Courtney Bellew, directora de Rehabilitación y Rescate de Animales de Necesidades Especiales (SNARR), se interesó por Stewart y le brindó su apoyo.

“Claramente, este perro tuvo un pasado muy duro. No creo que alguna vez sepamos por lo que realmente pasó, pero la forma en que lo encontraron es una buena indicación de que tuvo una vida bastante horrible hasta que fue rescatado”, Courtney Bellew al portal The Dodo.

Bellew explicó que el pequeño perro fue llevado al veterinario, y ahí, una vez sedado, pudieron quitarle el pesado cinturón de cuero que llevaba en el cuello. Desde entonces la actitud de Stewart cambió.

“Fue como si ese cinturón alrededor de su cuello fuera la carga de su pasado. En el momento en que se lo quitaron y se despertó de la anestesia, fue como si se abriera. Estaba jugando y meneando la cola”, dijo Bellew.

Actualmente el pequeño perro goza de mejor salud y estado de ánimo. Espera en el refugio por alguna familia bondadosa que decida adoptarlo  y darle amor, abrigo y alimentación en su hogar.

Te recomendamos en video: