Tras ola de denuncias en contra de Harvey Weinstein su empresa se declara en bancarrota

Las empresas de Harvey Weinstein han sido declaradas en banca rota con deudas impagables

La compañía de producciones audiovisuales The Weinstein Company parece no tener otro remedio que declararse en la quiebra cuatro meses después de su director Harvey Weinstein fuera derribado por múltiples acusaciones de conducta sexual inapropiada y agresión que desprestigiaron por completo a la marca.

La noticia que fue difundida el domingo 25 de febrero por la noche, lo que obligó a la junta directiva de la empresa a hacer oficial la bancarrota en una carta muy donde el tono de su redacción señalaba a los posibles compradores: Maria Contreras-Sweet y Ron Burkle, como parte de un grupo de inversionistas que buscaban redimir el mérito que en su momento tuvo la casa productora.

"Si bien lamentamos profundamente que sus acciones hayan llevado a este desafortunado resultado para nuestros empleados, nuestros acreedores y cualquier víctima, ahora buscaremos la única opción viable de la Junta para maximizar el valor restante de la Compañía: un proceso ordenado de bancarrota"

La carta que buscaba poder resolver con algunas tácticas de relaciones públicas el grave problema que representan aún las masivas acusaciones en contra de Harvey Weinstein también puntualizó que el plan para comprar la empresa era ilusorio y que solo dejaría a a la misma cojeando hacia su desaparición ya que los postores incumplieron un acuerdo para proporcionar una infusión de efectivo para mantener a flote a la compañía mientras se cerraba la venta propuesta.

El giro dramático de los acontecimientos en torno a la venta se producen varios días después de que Contreras-Sweet, una ex funcionaria de la administración de Obama que lidera un grupo de inversores que tomaría una participación del 51 por ciento en la compañía e instalara en paralelo una junta mayoritaria femenina, se reunió con el Fiscal General del Estado de Nueva York, Eric Schneiderman para abordar sus preocupaciones sobre el fondo de víctimas y la visión de la nueva compañía. Mientas que Burkle, un inversionista minoritario, también asistió a la reunión.

Parece que el imperio de Weinstein se sigue derrumbando.

Te recomendamos en video: