"El alisador se le derritió en el rostro": la trágica muerte de una brasileña que salía de la ducha

Intentó alisarse el pelo descalza y con el cuerpo aún mojado.

Camila sales tenía 22 años y trabajaba vendiendo cosméticos. Como premio por su productividad, su empresa le regaló un alisador, aparato que acabó drásticamente con su vida.

Su trágica muerte ocurrió luego de instantes de haber salido de la ducha. La joven madre procedió a alisarse el pelo como de costumbre, pero al tenerlo tan mojado, el aparato se comenzó a quemar y a derretir en su mano.

Fue encontrada por su marido mientras se sacudía en el piso de la cocina. Según el testimonio de su cuñada al medio G1, ella intentaba hablar pero su lengua estaba enroscada mientras que sus dedos seguían pegados al alisador.

No pasaron muchos minutos antes de que perdiera el conocimiento. Fue trasladada al hospital, pero el daño ya era irreversible.

Al parecer, el choque eléctrico se debió a que Camilia estaba sin zapatos y con el cuerpo "aún estilando" cuando prendió el aparato.

"Lo enchufó y comenzó a alisarse el pelo. El cepillo nunca explotó y no hubo flash o nada. Pero recibió una enorme descarga eléctrica", comentó su cuñada al sitio brasileño. 

"El alisador se había derretido y estaba pegado a su cara. Intentó hablar pero su lengua estaba enroscada, y comenzó a ponerse violeta mientras perdía conocimiento", continuó la afectada mujer.

Camila, casada desde hace más de tres años y madre de un hijo pequeño,  falleció este miércoles luego de estar internada por varias horas en un hospital al noreste de Brasil, en Cascavel.

Por casos como este es que las empresas recomiendan evitar el contacto con la electricidad cuando se tiene el pelo mojado u otras partes del cuerpo. Las autoridades inciaron una investigación y el alisador fue incautado.

Te recomendamos en video: