Mujer asesinó a su hija haciéndole tragar un crucifijo

¿Qué clase de violencia es esta?

El tribunal de justicia de Oklahoma en Estados Unidos condenó a cadena perpetua a Juanita Gómez, una mujer de 51 años de edad, que asesinó a su hija Génova Gómez, de 33 años, al hacerle tragar un crucifijo. La madre justificó que estaba tratando de exorcizar a su hija pues "tenía a Satanás dentro de ella".

Los hechos ocurrieron en 2016 cuando, cuando la mujer introdujo el crucifijo a la garganta de su hija pues "sólo quería su bien". El ex novio de Génova, Francisco Merlos, fue quien encontró su cuerpo cuando fue a visitarla a su casa, según el testigo, el cuerpo de su novia estaba en el piso en forma de cruz, con el crucifijo aún en la garganta y otro más colocado sobre su pecho. Estaba brutalmente maltratado, cubierto en sangre y su rostro se hallaba con hematomas e inflamado.

Merlos dio aviso inmediato a la policía sobre lo que acababa de ver. De acuerdo con los informes policiacos, Juanita confesó su crimen; aceptó haber golpeado a su hija y haberla obligado a tragarse el crucifijo que llevaba en el cuello.

La aterradora confesión de la mujer adiciona que tras ver a su hija muerta, limpió su cuerpo y lo posicionó con los brazos extendidos, simulando la forma de una cruz.

Tras el juicio y resultados finales de la autopsia, el pasado lunes 19 de febrero el juez de Oklahoma condenó a Juanita a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Fue encontrada culpable de todos los cargos de asesinato en primer grado.

 

 

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO