Padre se hace pasar por su hija en Whatsapp para darle una paliza a acosador

Walter Rodríguez tomó la justicia por su cuenta y lo compartió en sus redes sociales

En Argentina un padre tomó las riendas a tiempo de la desagradable situación que atravesaba su hija de once años al hacerse pasar por ella, se citó con el acosador de la menor sugiriéndole que fuese en un barrio porteño muy popular. A través del Whatsapp de su hija se dio a la tarea de envolverlo para que este le diera un punto de encuentro para así propinarle una paliza.

Walter Rodríguez, al enterarse de boca de su hija de los mensajes acompañados de imágenes que le enviaba su acosador tomó la justicia por su cuenta. Luego de darle la paliza ambos fueron detenidos y según declaraciones del padre, sabía que de citarlo en la casa del acusado, la riña terminaría peor.

Una vez que Rodríguez identificó al acosador, que responde al nombre de Germán Acosta, caminando por la calle donde se habían citado, se le fue encima dándole una paliza donde la sangre terminó cubriendo el rostro del ahora acusado ante la justicia por acoso sexual a una menor. El padre de la niña no dudó en subir la foto del sujeto golpeado a su Facebook, para señalar el asqueroso acto que pretendía cometer con su hija.

Rodríguez ha retirado las fotos de Germán Acosta, pero agregó en su Facebook las fotos de lugar de residencia del acosador de su hija de once años y ha compartido el cronograma de entrevistas que ha tenido en los diferentes medios de comunicación de su país declarando lo sucedido.

Tanto Walter Rodríguez, padre de la menor, como Germán Acosta fueron llevados a declarar y ambos tienen puesta una medida cautelar en la que deberán presentarse semanalmente ante las autoridades judiciales. Hecho que ha puesto en alerta más aun a muchas ONGs vinculadas a la protección del menor y de los derechos de estos.

Para Germán Navarro de la ONG Grooming Argentina, el método de Germán Acosta se repite en muchos acosadores de menores y son capaces de mantener múltiples conversaciones con diferentes niños y en muchos de los casos no son denunciados. Pero sin duda lo más preocupante es que Acosta está libre y esto no es garantía de que detenga sus ansias de conquistar otra menor.

El acoso sexual virtual es precisamente conocido como Grooming y la ONG que lleva el mismo nombre trabaja en Argentina por erradicar estos actos a través de campañas de concienciación en escuelas y comunidades de la región sureña.

Te recomendamos en video: