Sarah Katz, una moderadora de Facebook que se enfrentó a la pornografía infantil

"Definitivamente te advierten, pero estar advertido y verlo son dos cosas diferentes."

Poca gente está consciente de que detrás de cada red social hay gente haciendo un trabajo de hormiguitas para que se experiencia en línea sea mejor. Otros a veces piensas que muchas de los mensajes que envían a manera de quejas jamás serán leídos.  Pero resulta que detrás de esos grandes emporios comunicacionales en línea existen grandes batallones humanos cuidando rigurosamente contenidos  digitales. Son los monitores de Facebook.

Parte del trabajo de estos monitores es evaluar lo que puede o no ser viral. Sarah Katz, es una joven norteamericana que tuvo la oportunidad de ser entrevistada por la BBC, para contar su experiencia como moderadora o monitora de Facebook.

Katz explicó que durante varios meses trabajó para una empresa tercerizada por el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, con el objetivo de filtrar o medir el contenido de los usuarios de la red social más usada en todo el mundo.

"Definitivamente tienes que estar preparado para ver cualquier cosa con solo un clic. Las imágenes te llegan rápido, sin previo aviso", dice la joven Katz, quien explica que en su oficina de trabajo localizada en California, al oeste de los Estados Unidos, tenían un riguroso control de trabajo en el que en promedio le exigían atender unas ocho mil solicitudes o denuncia durante las ocho horas de trabajo diario. Mil denuncia por cada hora. Admite que el trabajo era “extenuante”.

Más allá de la agotadora jornada de trabajo o de la cantidad de denuncias o contenidos que moderar, Katz explica lo duro que fue afrontar en muchas ocasiones lo que contenía cada post.  "Definitivamente tienes que estar preparado para ver cualquier cosa con solo un clic. Las imágenes te llegan rápido, sin previo aviso”.

Uno de los contenidos más impactantes para ella estuvo relacionado con una fotografía de pornografía infantil.

"Era de un niño y una niña. Él niño tenía unos 12 años y la niña unos ocho o nueve, y estaban de pie uno frente al otro. No llevaban pantalones y se tocaban entre sí. Parecía que un adulto les estaba diciendo qué hacer. Era muy perturbador, sobre todo porque se notaba que era real".

Relata que los contenidos sexuales fueron los más fuertes para ella, pero no fueron los únicos. "Definitivamente te advierten, pero estar advertido y verlo son dos cosas diferentes". Relató con el paso del tiempo, horas y días de trabajo, se tornan insensibles, ante tanta barbarie digital.

Otros tantos tópicos eran tratados por ella y sus compañeros, con quienes compartió aproximadamente ocho meses de trabajo. Afirma que la ayuda psicológica habría sido fundamenta durante su paso por esta empresa relacionada con Facebook.

Los voceros de la red social han explicado el valor que para ellos tienen los monitores de contenido, quienes trabajan para hacer de Facebook, un espacio más seguro. Explicaron que, aunque en ocasiones emplean inteligencia artificial, hoy día cuentan con aproximadamente siete mil operarios de contenido digital.

Te recomendamos en video: