La confesión de un padre cuya hija fue violada por tres personas

La pequeña fue víctima de abuso sexual y tortura. Sólo tenía 11 años

Las cámaras de seguridad captaron cuando César Augusto Alva Mendoza se llevó en su bicicleta a Jimena, de 11 años, luego de que saliera de sus clases. La raptó, la violó, la estrangulo con una soga y se quedó con el cadáver al lado por más de 14 horas. Ahora, el padre de la pequeña clama justicia.

A través de una desgarradora confesión, Jorge Vellaneda pide pena de muerte para César Alva Mendoza, quien está acusado de violación y asesinato de la menor. Aún se encuentra a la espera del informe final de la necropsia al cuerpo de su pequeña niña sin embargo, reveló un indignante detalle que le hace suponer que Jimena fue violada no solo por este sujeto, quien ya se encuentra capturado, sino por otras dos personas pues existe evidencia de "tres (tipos de) semen" en su cuerpo. “Mi forma de pensar es que cuando un humano deja de ser humano se vuelve un animal. Nosotros matamos al pollo, la gallina, al chancho. Este es un animal y debe haber pena de muerte", expresó el padre de la víctima.

El cuerpo de la menor fue encontrado en menos de 24 horas de haber sido reportada como desaparecida por un mototaxista que pasaba por la zona. Su cuerpo presentaba quemaduras en el rostro, cuerpo y pies, algunas lesiones y hematomas en los brazos y piernas, signos de que fue cruelmente torturada.

El sujeto confesó el crimen y fue detenido, pero de haber otros dos involucrados, aún no se sabe su paradero. “Ya había visto a la niña que caminaba sola, entonces la seguí hasta interceptarla. Con la bicicleta le di un golpe en la pierna. Ella cayó por un momento y luego la auxilié diciéndole que la llevaría a una posta para que se atendiera. Fue entonces que la conduje a un terreno abandonado donde con engaños la metí en un cuarto. Al ver que ella ponía resistencia, la arrojé al piso para luego violarla”, declaró, César Augusto.

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO