Condenan a abuelo que abusó de su nieta durante ocho años

El abuelo aprovechaba cuando estaban solos en la habitación

Un abuelo fue condenado a doce años de cárcel por haber abusado de su nieta de forma continuada durante ocho años. La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba lo dictaminó como "responsable criminal, en concepto de autor, de un delito de abuso sexual continuado al valerse de una relación de parentesco con la víctima". 

Según el informe, el acusado de 70 años tiene prohibido comunicarse con la menor -que ya tiene 16 años- o acercarse a ella a menos de 500 metros durante trece años. Además deberá pagar una multa de 20.000 euros.

Los abusos sexuales comenzaron cuando su nieta tenía cinco años. Al presentarse en el tribunal, la menor declaró que tanto su hermano como ella se quedaban en casa de sus abuelos, ya que su madre y su pareja trabajaban de lunes a sábado por lo que los abuelos se hacían cargo de ellos. .

Ella dormía con su abuelo en una habitación mientras que su hermano se quedaba con su abuela en otra. El hombre aprovechaba a que la niña se durmiera para realizar "distintos tocamientos", situación que se repitió "prácticamente cada noche hasta que la menor cumplió los ocho años"cuando ambos menores se trasladaron a otra casa junto con su madre y la pareja de ésta.

Sin embargo, la situación se volvió a repetir ya que la madre de la menor tuvo problemas económicos y tuvieron que volver a quedarse con los abuelos. Así, el hombre siguió abusando de la pequeña hasta junio de 2011.

Una noche el abuelo entró a la habitación de la menor y está comenzó a llorar. A pesar de que la niña le dijo que la dejase en paz, el acusado "hizo caso omiso hasta que oyó un ruido". Acto seguido se marchó de la habitación.

Al llegar, la mamá de la niña llegó antes de lo previsto y escuchó los sollozos de su hija. Al entrar a la habitación, descubrió que el hombre estaba acostado con ella y se hacía el dormido. La mujer confesó que de niña había sufrido abusos por parte de su padre.

Cuando la menor acudió a declarar confesó que no le contó nunca nada a su madre porque temía que su abuelo "la golpeara". Fue hasta 2013 que la chica, ya de 15 años, se atrevió a contar todo lo que su abuelo le hizo. Tras esto la madre interpuso una denuncia a su padre a pesar de que su hija le insistía en que no lo hiciese.

 

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO