Los demonios que atormentaron a Dolores O' Riordan antes de su muerte

La cantante tenía trastorno bipolar. Intentó suicidarse antes.

Dolores O' Riordan conquistó a miles desde los 90 con su prodigiosa voz y su aura angelical al cantar con "The Cranberries".  Era una de las 10 mujeres más ricas de Irlanda y un ícono mundial.

Pero no todo era un camino de rosas: la cantante sufría de trastorno bipolar. Tanto así que en 2013 intentó suicidarse. Y luego, sus últimos años de vida estuvieron ensombrecidos por problemas legales debido a esto.

De hecho, en 2014,  ella agredió a una de las azafatas del vuelo que cubría el trayecto Nueva York y el aeropuerto de Shannon, en Irlanda. Ella también le escupió un le dio un cabezazo a un policía por alterar el orden en el vuelo.

En 2016, la cantante se declaró culpable de cuatro delitos, mas no fue al juicio. Entre los delitos, estaban el de agresión y obstrucción de la justicia.

Esto, porque cuando fue detenida, insultó a los agentes y les dijo que ella era un "ícono mundial" y "la reina de Limerick". También acusó a uno de los policías de agredirla sexualmente.

Dolores se encontraba con libertad bajo fianza y esperó su sentencia. Ya estaba separada de su marido, Don Burton, con quien se casó en 1994 (con él viven sus tres hijos). Su madre explicó posteriormente que su hija vivía con insomnio, depresión y unos pasajeros borrachos comenzaron a molestarla. Esto le provocó la crisis nerviosa que originó todo.

Al final, solo pagó 6 mil dólares y lanzó otro disco con los Cranberries. Volvió a hacer giras. Sin embargo, la azafata sí interpuso una demanda contra ella el año pasado, recalcó The Irish Times. 

Una vida llena de altibajos

Pero eso no era lo único que afectaba a Dolores. De hecho, el año pasado canceló 14 fechas por un problema de salud que le afectó la espalda, informó en mayo pasado "The Limerick Leader".  No fue el primero: también sufrió de anorexia nerviosa y tuvo pensamientos suicidas que atenuó por sus hijos.

Asimismo, le costaba lo suyo lidiar con la fama, abandonando las entrevistas a la mitad y tratando de sobrellevar las críticas y el acoso de fans y prensa.  Los problemas legales también fueron una constante, así como las cancelaciones del grupo: una de las niñeras de sus hijos la demandó (sin éxito) y  ella misma demandó a su fan número uno porque él tenía la página doloresoriordan.com y ella quería apoderarse del dominio.

Para el momento en que la detuvieron era una exitosa coach en "La Voz Irlanda", dejaba mensajes  como este.

Para esa época también reconoció haber sufrido abusos sexuales de pequeña y su último disco en solitario revela todo el conflicto emocional que se apoderó de ella y que resurgió tras años de culparse por ello .

Y esto hace parte de una obra que encantó a miles de personas de varias generaciones que hoy reconocen su legado como artista. Uno que provino  de exorcizar, por años, todos sus demonios.