Mujer mata a sus dos pequeños hijos con una letal mezcla de drogas y luego se suicida

La mujer se sentía en un laberinto sin salida

Una madre y sus dos hijos pequeños fueron encontrados muertos en su casa en Greenwich, al sureste de Londres. La mujer, de nombre Sydnie-Blu MacFarlane, tenía 29 años, mientras que su hija Dolce-Mai Dada, nueve años, y su hijo Rhys Dada, tres.

De acuerdo con la investigación, MacFarlane habría envenenado a los pequeños con una sobredosis fatal de drogas para luego suicidarse. Además, dejó una nota que decía: "nadie me va a separar de mis bebés".

En las semanas previas a la tragedia, se le había advertido a Sydnie-Blue que la echarían de su casa, además de que se dijo que había enfrentando un aborto espontáneo, la exposición pública de una infidelidad y la ruptura de una amistad cercana.

La mujer estaba atravesando por una separación con su pareja, Sean Dada, por lo que este estaba buscando la custodia total de sus hijos. En los días previos a su muerte, Macfarlane le dijo a un amigo que no tenía "nada por lo que vivir".

La carta que dejó antes de morir, estaba titulada como "A mamá y familia" y decía: "Supongo que nadie entenderá por qué hice lo que hice".

Cuando llegaron los servicios de emergencia, la puerta estaba cerrada. "Un vecino había logrado usar un imán para abrir la propiedad" y al entrar, encontraron que había escrito en las paredes de la sala de estar, incluidas las frases: "Teme por mis hijos y con una madre como yo estoy de acuerdo" y "les estoy quitando del tóxico que los rodea".

Notas trágicas y mensajes de Sydnie-Blu MacFarlane

Constable Frances Ruocco, detective a cargo de la investigación, dijo que los mensajes "sugieren que se sentía particularmente desesperada".

El tribunal leyó partes de los mensajes que había escrito: "Me han enviado lo que merezco", "Estoy luchando con todo. He perdido a la familia que amo. Se han dicho cosas repugnantes sobre mí, pero es lo que merezco", "No soy el error que cometí. He perdido todo respeto por mí misma. Lo he arruinado todo para mí. Estoy manchada de por vida".

Sydnie-Blu estaba "avergonzada de sí misma" y sintió que había "arruinado todo" a raíz de la infidelidad que cometió. Pero más allá del escrutinio público, había un arrebato de emociones en su interior. En la carta ella escribió a su amdre y amigos: "Lamento dejar tanto dolor atrás". Ella sin duda se encontraba en un lugar desesperado y no sintió otra opción más que quitarse la vida y la de sus hijos, algo que por ningún motivo debió suceder.

 

 

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO