Hombre viola, desfigura y deja inconsciente a una mujer cerca de la costa

Al parecer, la mujer conocía a su atacante

La violencia de género en el mundo es algo cada vez más alarmante ya que no sólo se trata de países Latinoamericanos sino que europeos considerados como primer de mundo. Lejos de que una mujer pueda llevar una vida tranquila, las cifras y estadísticas de violencia de género y feminicidios, van en aumento.

A finales de diciembre de 2017, un caso estremeció a España pues una mujer fue hallada muerta cerca de las vías del tren en Sant Andreu de Llavaneres, en Barcelona.  

Tenía cuarenta y dos años, había sido golpeada brutalmente y violada hasta casi hasta la muerte. Lo que extrañó a los peritos fue que no hubo testigos, aún cuando se trata de una vía muy concurrida.  Al parecer, todo sucedió a primera hora de la mañana por lo que se cree sí hubo transeúntes pero no prestaron auxilio a la víctima. 

El crimen tuvo lugar a las siete de la mañana junto a las vías del tren, cerca de la costa por lo que es un camino que utilizan los pescadores de la región.

La mujer trabajaba como cuidadora de un joven que tenía discapacidad; además, se encargaba del servicio doméstico de la zona por lo que ese era su camino y horario de todos los días.  Todo apunta a que la persona que la atacó, conocía a la perfección su rutina pues la esperó justo por donde solía pasar.

Así, el sujeto la sorprendió y la golpeó con fuerza hasta desfigurarle el rostro para después violarla y dejarla completamente desnuda. Para esconder su crimen, la arrojó hacia las rocas, cerca de la costa y la dejó allí, pese a que la mujer aún continuaba con vida.

Poco después de haberse ido el atacante, la mujer comenzó a gritar con fuerza pero nadie le hizo caso. Por suerte, pudo arrastrarse hasta llegar a la estación del ferrocarril, donde fue atendida por el personal y trasladada al hospital.

Una vez más consiente, la mujer pudo dar algunos detalles sobre su agresor, pero los psicólogos dijeron que tenía una especie de trance traumático que le impedía comunicarse adecuadamente. Al parecer, su agresor era un conocido suyo. Hasta ahora se aplicó un secreto de sumario, por lo que lo único que se sabe es que se está buscando a los testigos que no se acercaron a auxiliarla, así como para dar con el agresor.

 

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO