El príncipe Harry podría meterse en problemas si invita a los Obama a su boda

El Reino Unido está preocupado ante la invitación de Harry para Barack Obama y no Donald Trump.

No es ningún secreto que el príncipe Harry mantiene una especial relación con el ex presidente Barack Obama y su mujer, Michelle. Sin embargo, nadie podría esperar que su amistad pudiera desencadenar un conflicto internacional.

Los Obamas ayudaron al Príncipe, 33 a promover los Juegos Invictus, que se llevaron a cabo en Toronto a principios de este año. Una fuente gubernamental de alto nivel le dijo al Sun: "Harry dejó en claro que quiere los Obamas en la boda, por lo que está causando mucho nerviosismo.

El hijo menor de Diana de Gales y su prometida, la actriz canadiense Meghan Markle, tienen la firme intención de invitar a su enlace a los Obama, pero no a los Trump.

"Trump podría reaccionar muy mal si los Obamas llegaran a una boda real antes de tener la oportunidad de conocer a la reina".

Si bien parece ser un hecho que los Obamas serán invitados a la próxima boda del Príncipe Harry con Meghan Markle en mayo, según los informes, pueden terminar siendo desairados para evitar una crisis diplomática absoluta.

Según The Sun, el gobierno está nervioso por una posible invitación a los Obamas, por temor a ofender a Donald Trump, quien sigue convencido de que su predecesor prohibió la frase "Feliz Navidad", entre muchas otras cosas. "Las conversaciones están en curso y los ministros eventualmente tendrán que decidir", dijo una fuente. "Si [la primera ministra Theresa May] establece la ley, Harry tendrá que aguantarse".

Los informes señalan que las relaciones ya son tensas entre Trump y la corona, después de que May criticara a Trump por retuitear a un líder adjunto de un grupo de extrema derecha británico en noviembre. Markle también hizo comentarios que condenan al presidente en una entrevista en el programa Nightly Show con Larry Wilmore en mayo de 2016, meses antes de que comenzara su relación con el Príncipe Harry.

"Sí, por supuesto, Trump es divisivo. Piensa solamente en las votantes femeninas ", dijo. "Creo que fue en 2012, el Partido Republicano perdió el voto femenino por 12 puntos. Es un número enorme y tan misógino como Trump y muy elocuente al respecto, eso es una gran parte de eso ".

 

 

 

LEER MÁS

TE RECOMENDAMOS EN VIDEO