669 boletas de captura emitidas por abusos sexuales en Ecuador el 2017

Los abusos sexuales fueron el tema más polémico del 2017 en Ecuador. Se han emitido 669 boletas de captura contra los agresores

160 personas fueron capturadas en los últimos 30 días, del 22 de noviembre al 22 de diciembre, en acciones policiales encaminadas a combatir y disminuir la impunidad y ocurrencia de delitos sexuales en Ecuador.

Las ciudades donde se realizaron la mayor cantidad de detenciones son Guayaquil, con 28 prófugos aprehendidos; en Quito 24, en El Oro (11), en Manabí (11), en Chimborazo (6).

Mediante la operación Mega Fortaleza 2, el Bloque de Búsqueda de la Dirección Nacional de la Policía Judicial e Investigaciones (DNPJeI) capturó a ciudadanos que registraban órdenes de detención por delitos como violación y abuso sexual.

Según el coronel Ramiro Ortega, director de la DNPJeI, las personas que cometen estos delitos de carácter sexual, en su mayoría, son familiares o allegadas a la víctima o con algún nivel de confianza dentro del entorno familiar.

En este 2017 se emitió 669 boletas de captura por abusos sexuales en el país y según el informe de la DNPJeI, para iniciar con el operativo Mega Fortaleza 2, se tomó en cuenta un archivo de los últimos tres años y se validó las boletas que estaban vigentes.

Más Buscados por Violencia de Género

A estas 160 capturas realizadas por la DNPJeI, se suman siete hombres considerados de alta peligrosidad, por atentar contra la vida de mujeres y menores de edad. Fueron capturados por la Policía Nacional, desde mayo de este año.

Ellos formaron parte de la lista de Más Buscados por Violencia de Género, programa que fue creado con el objetivo de que delitos como femicidio, tentativa de femicidio, violación, abuso sexual y trata de personas con fines sexuales, no queden en la impunidad.

En el Código Orgánico Integral Penal (COIP), los delitos sexuales son sancionados con penas privativas de libertad, desde tres hasta 26 años. Esto dependerá del grado de violencia, de las lesiones producidas, de la edad y de las capacidades cognitivas de la víctima.