Mujer fue obligada a abandonar el avión en el que viajaría por amamantar a su bebé

La pianista e investigadora contra el cáncer Mei Rui denunció que fue obligada a salir de un avión después de que la tripulación le pidiera que dejara de amamantar a su hijo. Rui viajaría por Spirit Airlines a Nueva York para realizar una serie de investigaciones sin embargo, aprovechó que las puertas del avión seguían abiertas y que el avión aún no despegaba para alimentar a su bebé.

Debido a las condiciones climatológicas, el vuelo se había retrasado demasiado por lo que la pianista comenzó a amamantarlo pero en ese instante, un miembro de la tripulación se le acercó y le dijo que su bebé tenía que estar en su asiento para despegar.

"Pedí un par de minutos para terminar, porque si se despertaba en ese punto, comenzaría a llorar", dijo  Rui y añadió que  les explicó que terminaría antes antes de que cerraran las puertas. Sin embargo, otros miembros de la tripulación se acercaron para repetirle que debía sentar al bebé y así lo hizo pero al separarlo, comenzó a llorar.

Acto seguido, le indicaron que debía abandonar el avión.

La concertista tomó su teléfono móvil y comenzó a grabar mientras preguntaba por qué le pedían que se retirara si ya había hecho caso de las instrucciones. Para su sorpresa, la tripulación ya había llamado a la policía, quien la esperaba afuera de la terminal. Una vez que abandonó el avión, un representante de Spirit Airlines le dijo que no podía regresar a bordo por no acatar las órdenes de las autoridades. 

Al ver la escena de la mujer siendo expulsada, uno de los pasajeros del vuelo tomó una fotografía de la mujer cargando al bebé y rodeada de oficiales para compartir su indignación en las redes sociales y así denunciar lo sucedido.

"Absolutamente asqueado. Después de que la mujer se negara a bajarse, hicieron que todos saliéramos solo para no permitir a esta mujer que volviera a subir", escribió.

La compañía aérea, publicó un comunicado donde asegura que la expulsaron del vuelo por no haber seguido las instrucciones de la tripulación. Tras disculparse por las molestias causadas a los pasajeros, se ha comprometido a devolverle el dinero del boleto a la mujer.

 

Pero una disculpa y una compensación monetaria no soluciona nada. Si los superiores de esta aerolínea tiene algún sentido común, no sólo deberían disculparse sino modificar las políticas de vuelo y capacitar a su personal para que no traten al cliente de esta forma si no está cometiendo ningún acto ilícito.

Esto va claramente más allá del hecho de que la mujer "no acatara las órdenes". Amamantar a un bebé en sitios públicos parece ser una situación que la sociedad no termina de aceptar. Muchas personas se escandalizan por algo tan natural como el hecho de que una madre alimente a su hijo a través de sus tetas y no con un biberón aún cuando lo haga de forma discreta y se cubra con "ropa especial para amamantar".

¿Por qué hay tanto morbo o asco detrás de esta acción? Es cierto que puede resultar incómodo para algunos ver a una mujer ajena sacarse la teta y a un bebé succionar de ella pero al final, es algo natural por el que todos pasamos. De hecho, si lo piensas, es más incómodo para ella sentir las miradas prejuiciosas encima y por supuesto el estar involucrada en una situación tan escandalosa como el ser expulsada de un lugar por darle pecho a su bebé.