Fundación Restauración ofrece terapia para “recuperar” a pacientes de la homosexualidad

Conversamos con uno de los voceros del Movilh, Oscar Rementería, sobre estas terapias y lo que significan para las personas que son sometidas a ellas.

Hace 27 años que la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales. Esto luego que el Robert Spitzer, quien es considerado el padre de la clasificación moderna de enfermedades mentales, determinara que esta debía ser eliminada del Manual diagnóstico y estadístico de enfermedades mentales (DSM, según sus siglas en inglés).

Sin embargo, en la actualidad, aún 70 países la consideran ilegal. Pero eso no es todo ya que hay especialistas que no han logrado comprender la teoría de Spitzer que data de 1973 y que al contrario la refutan. Es el caso de la psicóloga chilena, Marcela Ferrer, quien de acuerdo a una reciente denuncia realizada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), se encuentra realizando terapias reparativas de la orientación sexual “lo cual violenta derechos humanos y amerita la rápida intervención del Estado”, informaron en un comunicado.

Conversé con uno de los voceros del Movilh, Oscar Rementería, sobre estas terapias y lo que significan para las personas que son sometidas a ellas.

También intenté ponerme en contacto con algún representante de Fundación Restauración, pero no tuve respuesta.

auno687273.jpg

Oscar Rementería, vocero Movilh.

-¿Cómo ha sido el proceso de esta denuncia?

Al Movilh llegan diariamente muchas denuncias. En el caso de esta fundación se habían recibido varias, que ellos impartían “terapias” para curar la homosexualidad las cuales están prohibidas por organismos internacionales dedicados a la medicina y que son rechazados incluso por el ministerio de salud. Nosotras estamos haciendo un llamado al ministerio a que clausure este tipo de centros y también a que más personas que hayan participado a los tratamientos que imparte esta fundación denuncien al Movilh para analizar las opciones legales a seguir a futuro.

-¿Cuál es la idea de ustedes respecto de estas terapias?

Estas terapias no curan nada porque la homosexualidad no es una enfermedad, es una evolución normal, natural de una orientación sexual de un ser humano. Y en ese sentido las terapias tienen un fuerte prejuicio religioso y lo que harían es generar una carga negativa en relación a la orientación sexual que tiene la persona, torturándola de manera constante en relación a los tratamientos que lo buscan imponer es una actitud negativa y de rechazo a la orientación sexual que la persona siente y percibe y que de alguna manera considera propia pero debe rechazar por estas terapias que además no tienen ningún fundamento científico únicamente se basan en prejuicios religiosos y también en prejuicios de las mismas personas que impartes este tipo de tratamientos.

-¿Cuál es tu opinión de Marcela Ferrer quien de acuerdo a la denuncia es la persona que imparte estas terapias?

Marcela Ferrer en todas afirmaciones que ha hecho en contra de la homosexualidad evidencia un prejuicio religioso y en ese sentido sus terapias; primero no están validadas por ninguna sociedad científica nacional ni internacional; Por otro lado, se estaría guiando exclusivamente por una visión personalista con una fuerte carga asociada a la religión y que le hace un daño tremendo a las personas que se sienten confundidas por su orientación sexual y que la verdad no da una solución. Marcela Ferrer es contraria a la diversidad sexual. Pero nunca sus afirmaciones han tenido un carácter científico. Ella ha sido una de las principales activistas en el desarrollo de distintos seminarios contrarios a la homosexualidad donde ha participado como exponente o como ejecutora. Claramente, para denigrar a las personas homosexuales.

Munich Introduces Homosexual Pedestrian Light Figures

-Respecto de las denuncias, las personas que se acercaron al Movilh ¿fueron parte de las terapias? ¿Cómo se enteraron de estas? Ya que al revisar la página web no está explícito que Fundación Restauración ofrezca el servicio de terapia para “curar la homosexualidad”.

Hace unos años atrás el Colegio de Psicólogos de Chile creó una comisión de diversidad donde se investigaron a estos centros que ofrecían terapias curativas y una de las cosas que pudieron destacar es que estas organizaciones se mantienen bastante discretas, hay mucho secretismo sobre estos servicios para “curar la homosexualidad” y que de hecho para poder entrar a la fundación o para poder ser partícipe de estos tratamientos es a través de referencias, no es directamente porque ellos saben que lo que están haciendo es tortura. Sobre las denuncias que han llegado al Movilh que han sido varias, no te puedo detallar su contenido, pero si te puedo decir que son personas que participaron de estas terapias y que se vieron profundamente afectadas en su realidad y en cómo vivirla felizmente. Ellos decidieron realizar la denuncia para dar a conocer lo que está sucediendo en ese sector y estamos esperando más denuncias para ver las acciones legales a seguir.

-Algún mensaje para los jóvenes que se encuentran en proceso de definición sexual y que estén siendo expuestos a estas terapias…

Quiero ser enfático claro y categórico, la homosexualidad no es una enfermedad, es una orientación sexual de tres: heterosexual, bisexual y homosexual. Es parte de la evolución natural del ser humano. No se debe permitir a nadie que trate de curar algo que no es ninguna enfermedad. Acá la única enfermedad que existe se llama homofobia y eso tiene tratamiento.