Actriz mexicana confiesa haber sido víctima de acoso sexual

Ella también ha tenido que tomar cartas en el asunto en torno a la situación del acoso sexual

El mundo del espectáculo está teniendo una especie de revolución en torno al abuso sexual, especialmente en Hollywood, donde celebridades están alzando la voz en contra de este. Las mujeres han sido las principales víctimas y aunque no se minimizan los casos masculinos, es un hecho que ellas son las que suelen sen más intimidades y aplastadas por el poderío machista.

Pero aunque Hollywood está siendo la gota que derrama el vaso, es algo a lo que también se han enfrentado celebridades nacionales como la conductora de deportes Vanessa Huppenkothen, quien ha confesado en varias ocasiones lo difícil que es trabajar en un ámbito dominado por hombres o Kate del Castillo y Dulce María, quienes denunciaron la existencia de un supuesto catálogo sexual de actrices.

Recientemente la actriz Ana de la Reguera se unió a la conversación sobre la intimidación sexual en el set y aseguró que en México, la situación es más complicada que en el propio Hollywood.

Good night 😘

A post shared by Ana De la Reguera (@adelareguera) on

"Me ha pasado y he tomado cartas en el asunto como despedir a la persona o hablar con un superior pero sí hay mucho abuso de poder", dijo la actriz. Y es que a pesar de que hemos llegado a un punto de inflexión donde la gente ha encontrado el valor para hablar contra los abusos, sigue siendo algo muy difícil de manejar al tratarse de personas poderosas y que en muchas ocasiones son intocables.

"Como mujeres no debemos sentirnos intimidadas, debemos estar consiente de lo que está pasando está fuera de lugar y no debe de suceder. Sucede en todas partes del mundo pero es más complicado en México porque hay tanta corrupción que las mujeres pueden alzar la voz pero ahí se queda".

Y es que muchas veces las mujeres son ignoradas y el único camino que les queda es seguir adelante, como si una situación de acoso o abuso sexual se tratase de algo que "se supera y ya".

La realidad es que muchas mujeres son víctimas de la propia empresa donde se desenvuelven, teniendo que enfrentarse a compañeros o superiores que las sexualizan de una manera muy fuerte, desde invasión al espacio personal (acoso), "elogios", toqueteos o la promesa de ser ascendidas a cambio de "favores". En el caso de las actrices por ejemplo, muchas confesaron que a veces eran invitadas a comidas con publicistas para "ser ofrecidas" ya que son las personas que mete el dinero en las productoras. ¿Qué pasó con las denuncias del catálogo? Nada.

 

 

 

LEER MÁS