La violencia física no logró apagar la voz de Nannda

Nannda cuenta la historia de violencia física que vivió junto a su conviviente y hace un llamado a todas las personas para frenar con estos casos.

María Fernanda Buenaño, conocida en el mundo musical como Nannda, destapó su dolor tras seis años de maltrato físico y psicológico por parte de su conviviente.

En su perfil de Facebook reveló una imagen desgarradora, producto de uno de los tantos episodios de violencia de quien ella creía era el amor de su vida:

“Después de 6 años de maltratos psicológicos y físicos en medio de momentos ‘felices’ poco a poco me perdí a mi misma, llegué a culparme de toda la violencia que recibía, la minimicé porque no quería aceptar lo que estaba viviendo y el profundo dolor que dejaba en mi, traté de compensarlo con los momentos de supuesta felicidad y amor, no quería ver que no había amor, durante mucho tiempo pedí un milagro al universo y me frustraba al ver que la violencia no cesaba…

Finalmente comprendí que el milagro estaba en mi, que el problema radicaba en no ver que no merecía todo eso, en no ver mi valor, en no ver que el amor comenzaba en mi …
Se que muchas mujeres viven esto en silencio, y es el factor que juega en contra ‘el silencio’, la vergüenza, el miedo al que dirán, el miedo a ser juzgadas etc, etc…

Comprendí que solo atravesando esos miedos podremos ser libres y perdonándonos a nosotras mismas por el daño que nos hemos hecho…”, es el post que levantó admiración y asombro de sus amigos y seguidores.

Los comentarios no cesaron como muestras de apoyo. Y es que Nannda pese a vivir este terrible capítulo en su vida nunca apagó su voz. Es una artista reconocida en el mundo musical por su hermosa voz de soul y sus composiciones como It’s Over, I’m a Warrior, Lionheart …

Era algo totalmente insólito creer en lo que había contado desde lo más profundo de su ser y al ver una foto con su cara amoratada e hinchada. Muchos la asimilaban como una mujer feliz junto a su conviviente y sus pequeños hijos, Matias y Francesca, de 7 y 1,6 años.

Nanda Buenaño Nanda Buenaño

Pero ella abrió su corazón y decidió recordar con dolor esas escenas con la que muchas mujeres se sentirán identificadas, especialmente por el silencio que guardó en nombre del amor que sentía por aquel agresor a quien conoció también en el medio.

Tras un año de terapia psicológica, Nannda comprende cuan equivocada estaba al aceptar el maltrato como una consecuencia de su culpa, misma que le hacía sentir quien con sus manos la ahorcaba, incluso frente a la pequeña Francesca.

Según Nannda, el justificativo del agresor era que ella tenía la culpa de sus iras, que ella causaba esos instintos violentos y que, a pesar de todo, él sería incapaz de matarla. “Él tenía el control de la fuerza física y me decía que jamás la ejercería al 100% porque estaba consciente que de hacerlo podría matarme. Perdí la cuenta de todas esas veces que me maltrató”, cuenta la artista.

“Me acostumbré a encerrarme en mi habitación, llorar, esconderme , minimizar lo sucedido para poder seguir con mis actividades y nuevamente caía en ese juego sucio, de reconciliaciones y mimos, que en algun momento se acabarían para pasar a la violencia…

Hubo una vez que no soporté más y decidí irme pero volví tras dos meses a sus brazos bajo las promesas de cambios y hasta con un anillo de compromise en la mano. Lamentablemente una persona así jamás recapacita y ese fue mi caso. Me armé de valor y hoy tengo una boleta de auxilio. Decidí salir de esas paredes que soportaron mi dolor junto a mis bebés”, acota.

Ahora ella busca apoyo para poder cubrir toda la responsabilidad que afronta sola y para que su pequeño Matti pueda culminar la escuela, misma que suspendió por todos los problemas expuestos. Ha intentado acercarse a las autoridades de la escuela pero no ha obtenido respuestas favorables debido a los limitantes económicos. Hace un llamado a las autoridades de Educación para que la ayuden a reintegrar al pequeño a las aulas. “ Matías ha atravesado un proceso muy difícil y quiere regresar a la escuela con sus amigos”, comenta Buenaño.

Nannda debe mantener sola su casa y también cuidar de la pequeña Francesca por lo que decidió exponer su caso y situación públicamente para pedir apoyo.

“Atravesar por esta situación es algo que no deseo a nadie, no es fácil aceptar públicamente que necesito ayuda en estos momentos pero estoy segura de que es lo más sensato que puedo hacer por mi y por mis hijos. Reconocer que soy un ser humano, que no puedo ser la mujer maravilla, que es un tiempo en el que necesito una mano y que estoy segura la vida me dará la oportunidad de ser yo quien pueda dar la mano a alguien mas”, enfatiza.

Nanda Buenaño Nanda Buenaño

Para reservar sus shows pueden comunicarse al 0984033069 o escribirle a nanndamusic@gmail.com.

Su caso algún día pudo convertirse en un terrible femicidio, a ojos de sus hijos y por eso recuerda lo valiosas que son las mujeres para gritar por la no violencia. “Antes estaba ciega por no respetarme al permitir terribles maltratos pero hoy me amo y no quiero que nadie calle porque eso es defender a los agresores. No decaigan, denuncien y piensen en cuál es su motivación, ahí está la fuerza para seguir, mis hijos son la mía”, culmina Nannda.