Lupita Nyong’o sobre Harvey Weinstein: “Era definitivamente un abusador”

La ganadora del Oscar ha declarado también haber sido víctima del productor de Hollywood.

La actriz de 34 años, Lupita Nyong’o es otra de las víctimas del depredador sexual Harvey Weinstein. La mexicana-keniana habló con The New York Times para revelar su experiencia con el productor de cine.

Nyong’o entregó detalles aborrecibles sobre la conducta de Weinstein que se repitieron en al menos dos ocasiones. La actriz asegura que “Era definitivamente un abusador” y que tras uno de los capítulos más desagradables no supo qué hacer “sin poner en peligro mi futuro”.

Ya son más de 30 las mujeres que han acusado al creador de Miramax por abuso y acoso sexual que se mantuvo como un secreto a voces en la industria del cine por 30 años. Lamentablemente, todo el mundo lo sabía pero nadie quiso irse en contra de uno de los productores de Hollywood más influyentes de la industria.

Por su parte, la ganadora del Oscar por “12 años de esclavitud”, comenta que “Me he sentido sola desde que ocurrió y me he culpado a mí misma igual que las demás mujeres que han compartido sus historias”.

Sobre cómo conoció a Weinstein, asegura que “Fue en el 2011 en la ceremonia de premios de Berlín, mientras todavía estudiaba en la Escuela de Arte Dramático de Yale. Un intermediario me lo presentó como ‘el productor más poderoso de Hollywood (…) Como una actriz aspirante que era, estaba ansiosa por conocer a gente de la industria, pero el que me lo presentó me dijo: ‘Él es un buen contacto en la industria, pero cuidado porque puede ser un abusador”.

maxresdefault1-7.jpg

Respecto de uno de los momentos más difíciles para la actriz, cuenta al NYT que fue poco después de conocerse en Alemania cuando el productor la invitó a almorzar a su casa para conversar de negocios. Tras la comida, “Harvey me llevó a su dormitorio, y dijo que quería darme un masaje. Pensé que estaba bromeando al principio. Me sentí insegura. Entré en pánico un poco y pensé rápidamente en ofrecerme yo a hacerle los masajes y así tomar el control para ganar tiempo y saber en todo momento dónde estaban sus manos. Estuvo de acuerdo con esto y se acostó en la cama. Empecé a masajearle la espalda para ganar tiempo, para descubrir cómo librarme de esta situación indeseable. En poco tiempo dijo que quería quitarse los pantalones. Le dije que no hiciera eso y le informé de que me haría sentir extremadamente incómoda. Se levantó de todos modos para hacerlo y me dirigí a la puerta, diciendo que no estaba del todo cómoda con eso. ‘Si no vamos a ver la película, debo regresar a la escuela”.

Sin duda, esta fue una situación muy desagradable que la insegurizó sobremanera más aún con una carrera en pleno proceso de desarrollo. “Abrí la puerta y me puse de pie junto al marco. Se puso la camisa y volvió a mencionar lo terca que era. Estuve de acuerdo, con una risa fácil, tratando de salir de la situación de forma segura. Después de todo, estaba en su casa con sus empleados, pero me parece que era una habitación insonorizada (…) No sabía cómo proceder sin poner en peligro mi futuro. Pero supe que no aceptaría ninguna visita más a sitios privados con Harvey Weinstein”, agrega en la entrevista.

Esta es solo una de las situaciones que vivió la actriz que, en adelante, se negó a trabajar con el productor.

Weinstein por su parte, hoy se encuentra internado en Arizona por su adicción al sexo, fue expulsado de la Academia de Cine de Hollywood (la responsable de entregar los Oscar) y su esposa, Georgina Chapman (diseñadora de Marchesa) anunció que se divorciará de él justo cuando las denuncias comenzaron.