“La maté porque no quiso tener sexo conmigo”: sentencian a feminicida de niña de 12 años

Cadena perpetua por feminicidio

Micaela Ortega, vivía con sus padres en Bahía Blanca, Argentina. Salió de su casa el 23 de abril de 2016 y nunca volvió. Estuvo desaparecida por 35 días, durante los cuales se hicieron diversas marchas para reclamar por ella. Fue hallada muerta el 28 de mayo de 2016, a siete kilómetros de su localidad. Tenía 12 años. 

El responsable fue Jonathan Luna, un hombre de 27 años que abusó de Micaela bajo el argumento de ser "el varón dominante", pero al no lograr someterla, la asesinó.

Tras el hallazgo del cuerpo, las autoridades descubrieron que tenía varios perfiles de Facebook falsos, a través de los cuales confesó conocer niñas a través de engaños. Se acercó a Micaela porque se hizo pasar por una niña.

El tribunal argentino lo condenó a cadena perpetua, siendo el primer juicio por un caso de feminicidio y acoso sexual virtual a niños y adolescentes. La condena fue por homicidio calificado triple: "se aprovechó de una situación de indefensión de la víctima", "la contactó mediante un engaño" y "le provocó asfixia", entre otros puntos.

"La maté porque no quiso tener relaciones sexuales conmigo", dijo Luna al ser atrapado.

La autopsia determinó luego que Micaela Ortega fue estrangulada con una camisa y golpeada en la cabeza pero que no presentaba signos de haber sido abusada y que la muerte ocurrió el mismo día en que se denunció la desaparición.

Luna fue calificado de "un antisocial, sin remordimientos y manipulador; alguien que manifiesta desprecio por los demás y buscar satisfacer necesidades egoístas", describieron las pericias psicológicas.

Por tener antecedentes penales (cuando mató a la niña estaba prófugo por una condena por robo), Luna no podrá pedir libertad condicional cuando cumpla 35 años de prisión que cumplirá en una cárcel de Florencio Varela (periferia sur), determinó el tribunal.