Mara, la joven de Puebla que desapareció tras tomar un Cabify

Mientras Cabify intenta esclarecer lo ocurrido, las redes sociales han iniciado una intensa campaña para encontrar a Mara

La joven Mara Fernanda Castilla, de 19 años, fue vista por última vez el pasado viernes, justo antes de abordar una unidad del servicio de transporte Cabify. Eran las 5 de la mañana y Mara regresaría a casa de una fiesta, en un bar de Cholula, pero nunca llegó. Fue a través de las redes sociales que se inició una intensa campaña para dar a conocer sobre su desaparición

Amigos y familiares cuestionaron a Cabify sobre los datos del chofer de la unidad, quien fue citado por la Fiscalía General del Estado para declarar. De acuerdo con el informe del Ministerio Público, el chofer se presentó para rendir su declaración de manera voluntaria, además de que mostró cada detalle del viaje para llevar a cabo la investigación. El chofer afirmó que  en el trayecto escuchó a la joven decir que se vería con otra persona.

Sin embargo, la madre de Mara dijo que existen inconsistencias por parte de la declaración del hombre y los datos de la aplicación ya que el registro tiene marcado que la joven abordó la unidad a las 5:06 de la mañana y que terminó el viaje a las 5:47, cuando el tiempo de distancia entre el bar y la casa suele ser de aproximadamente 20 minutos.

La madre de Mara afirma que recibió una llamada anónima que le aseguraba que su hija estaba bien pero en cuanto ésta pidió más información le colgaron. “En este momento estamos descartando el secuestro, porque no nos han pedido absolutamente nada”, afirmó la mujer, declarando que  podría tratarse de un caso de trata de personas.

De acuerdo con reportes de sus compañeros, no habría razones por las que Mara escapara o tuviera problemas con alguien ya que que sela describen como una persona "dedicaba al estudio, becaria y que no causa problemas". Mara es estudiante del tercer semestre de la licenciatura de Ciencias Políticas en la UPAEP.

La polémica Uber y Cabify

Uber y Cabify son dos aplicaciones que ofrecen un servicio de transporte a partir de la geolocalización del usuario. A través del sistema GPS del móvil, la plataforma registra la localización del usuario para enviarle el coche más cercano y llevarlo a su lugar de destino. El precio de estos servicios suele ser más barato que el de un taxi convencional, además de la facilidad de pagos que ofrecen. Esto han hecho que en poco tiempo ganaran terreno en cuanto a preferencia de transportación de los usuarios.

Sin embargo, en los últimos meses y en diversas partes del mundo, Uber se ha visto envuelto en casos de abuso, violencia de género, acoso y secuestro, tanto a mujeres como a hombres, siendo las mujeres las principales víctimas. Ahora Cabify ha tenido casos de la misma índole, aunque en menor medida.

Actualmente se busca crear nuevas alternativas de aplicaciones de transporte conducido por mujeres para mujeres, sin embargo, dada la inseguridad, muchas temen prestar servicio, especialmente en la noche.