Equidad

9 momentos en los que la princesa Diana desafió las estrictas normas de la realeza

Lejos del drama y la tragedia, la princesa Diana se caracterizó por ser una mujer que se plantó firme frente a sus ideales

Diana Spencer se convirtió sin duda en uno de los iconos más grandes de la historia por su elegancia, su elocuencia y su carisma. Más allá de ser una princesa, se convirtió en una líder para todos aquellos que, como ella, creían en que se podía hacer una diferencia.

Diana vivió y murió rodeada de escándalos, desde su tormentoso matrimonio con el príncipe Carlos, la infidelidad de este con Camila Parker, hasta el choque en aquel puente de París que le arrebató la vida.

Pero lejos de toda la tragedia que ya conocemos, la princesa Diana era también una mujer fuerte que de un modo u otro, terminó pateando varios traseros en la realeza (incluyendo el de su majestad y suegra, la Reina Isabel). Y es que mientras sacudió por completo las tradiciones del palacio, Diana tuvo momentos de verdadera valentía donde demostró que era algo más que lágrimas de dolor. Aquí te presentamos los momentos en los que demostró su fuerza.

1 En julio de 1981, cuando Diana se casó con el príncipe Carlos , omitió la palabra "obedecer" en sus votos matrimoniales, los cuales fueron leídos en el Libro de Oración Común. Además de que fue la primera novia real en hacerlo, rompió con el protocolo en el que la mujer promete "obedecer a su futuro marido". Por suerte, su hijo William y Kate Middleton también decidieron quitar la palabra de sus votos.

 

2 En 1995, Diana admitió durante una entrevista con la BBC que no se veía a sí misma como "reina de Inglaterra" pues se consideraba más una "reina del corazón de la gente". "No creo que mucha gente quiera que yo sea reina y cuando digo muchas personas, me refiero al entorno bajo la que estoy casada", dijo la princesa.

"Ellos han decidido que yo soy una novata porque hago cosas diferentes, porque no sigo un libro de reglas y porque me guío desde el corazón y no la cabeza. Aunque eso me ha metido en problemas, alguien tiene que salir y amar a la gente", afirmó.

3. Durante la misma entrevista, Diana aprovechó para hablar de sus problemas personales -algo extremadamente prohibido o al menos nunca antes visto en un miembro de la realeza.  La princesa habló sobre la depresión que sufrió tras el nacimiento del príncipe William, así como su batalla con los desórdenes alimenticios y las auto lesiones que se hacía en los brazos y piernas. Diana admitió que fue una especie de grito de ayuda frente a las presiones de su vida. "Fue un síntoma de lo que estaba pasando en mi matrimonio", dijo.

"Sentí que era la primera persona en la familia real que lloraba abiertamente y nadie sabía qué hacer", dijo. "Si no lo has visto antes, ¿cómo puedes ayudar?".

4. La fuerza de Diana, sin duda, estaba en sus hijos y en repetidas ocasiones demostró ser una madre como ninguna otra en la realeza. Rompió muchas reglas para darles lo mejor. Para empezar, pidió que sus hijos nacieran en un hospital cuando por lo general, nacían en casa. Además, se encargó de que ambos asistieran a la escuela con otros niños para que convivieran de manera normal, más allá de ser educados por una institutriz en el palacio. Ahora, los hijos de William y Kate asisten también a la escuela como cualquier niño.

5. Lady Di hizo que todas las miradas se dirigieran a su vestido en una cena de gala de la revista Vanity Fair. ¿La razón? Diana portó un entallado modelo off the shoulder que resaltaba su esbelta figura y aunque pensó que era demasiado atrevido, decidió dejárselo porque sabía que esa misma noche, Carlo confesaría su adulterio con Camila. Obviamente tenía que verse como "un millón de dólares" para demostrar que a pesar de todo, ella seguía hermosa y de pie.

6. Diana fue conocida por su cercanía con la gente y el carisma y empatía que presentaba al momento de presentarse frente a los enfermos y comunidades marginadas. En abril de 1987, se convirtió en el primer miembro de la familia real británica en tener contacto con una persona que sufría de VIH / SIDA sin ningún equipo de protección. Esto fue durante una visita a la clínica de Middlesex del Reino Unido, cuando Diana le dio un apretón de manos, sin usar guantes, a un enfermo de SIDA que estaba muriendo. "El VIH no es peligroso de este modo", dijo en un discurso. "Pueden estrechar sus manos y darles un abrazo. Ellos lo necesitan".

7. Diana desafió las formalidades y cuando se dirigía a los niños, siempre se agachaba para verlos a la altura de los ojos (algo muy similar a lo que hace Kate M. hoy en día). "Diana fue el primer miembro de la familia real en hacer esto", explicó Ingrid Seward, editora de la revista Majesty. "La familia real solía decir que todo el mundo tenía que ser deferente con ellos, pero Diana decía:

"Si ves que alguien se pone muy nervioso frente a ti, o estás hablando con un niño muy pequeño o con una persona enferma, ponte a su nivel."

Una publicación compartida de Eddie Jim (@ejimphoto) el 30 de Ago de 2017 a la(s) 11:41 PDT

8. Uno de los momentos más valientes de la princesa fue quizá cuando enfrentó cara a cara a Camilla Parker en la fiesta de los 40 años de la hermana de ésta. Diana irrumpió el evento sin previo aviso y en un momento decisivo, separó a Camilla de la multitud y le dijo:

‘Sé lo que está pasando entre tu y Carlos. No me trates como a una idiota”.

La respuesta de Camilla no fue más que cínica pues se limitó a decirle que si ya tenía el cariño de todo el mundo, para qué quería tenerlo a él. A pesar de estar temblorosa por dentro, Diana no mostró debilidad y reafirmó que lo que quería era a su esposo y punto.

 

9. Disfrutó de su soltería, pues aunque no estaba oficialmente divorciada de Carlos, tras su separación , en 1996, Diana se negó a desaparecer del ojo público, al contrario, se mostró feliz y más fuerte que nunca. Lady Di disfrutó de romances con varios hombres encantadores y ricos, incluyendo al empresario Dodi Al Fayed. Tampoco temió ser vista en público con sus nuevos amores, inclusive ella y el príncipe William viajaron con Dodi a Saint-Tropez en el verano de 1997, poco antes del accidente. Además, también aprovechó la invitación del padre de Dodi, para pasar una vacaciones sola con sus hijos en Costa Azul y asisitó sola al funeral del diseñador Versace, en Milán

Una publicación compartida de Patty (@kikkugna) el 30 de Ago de 2017 a la(s) 11:57 PDT