Marialy Rivas: “Aborto libre es lo que se necesita”

La cineasta opina sobre el momento histórico que vive Chile.

La directora de cine chilena, Marialy Rivas, siempre se ha mostrado crítica y disidente ante la sociedad chilena y sus convencionalismos. Basta con recordar su exitosa y polémica película “Joven y Alocada” para reconocer en ella el poder de desnudar la conservadora realidad en que nos desenvolvemos y reírse de sus vicios para transformarla.

Actualmente, Rivas se encuentra en promoción de su nueva película “Princesita” que es una de las tres latinoamericanas nominadas en la categoría de “Nuevos Directores” del festival de cine de San Sebastián (España).

“Princesita” está inspirada en un hecho real. Tamara tiene once años y pertenece a una secta con estrictas reglas dictadas por el líder Miguel quien decide que la pequeña debe ser la madre de su sucesor. La historia de abuso se agrava cuando Tamara se enamora de un compañero de curso entrando en conflicto con el líder espiritual. El filme, producido por Juan de Dios, Pablo Larraín y Fernanda del Nido, narra una cruda historia que de seguro dará mucho que hablar, más aún si la situamos en la realidad actual de Chile donde recientemente se está tramitando la despenalización del aborto en tres causales.

Me encontré con Marialy y aproveché de preguntarle su visión sobre el histórico momento que vive el país respecto del aborto, qué opina de los pro-vida y de cómo las mujeres debemos enfrentar esta realidad.

dsc0859.jpg

-¿Cómo fue el momento cuando te enteraste de la despenalización del aborto tres causales en Chile?

Esa es la mejor noticia del año. Igual cuando supe lloraba de felicidad y de pena. Pensar que uno se está conformando con unas migajas, esto es lo mínimo que debería haber y al mismo tiempo la alegría de haberlo conseguido. Que pena que una se ponga tan contenta de algo tan chico.

-Claro, la idea de que antes del 89’ era legal, no sabemos si estamos avanzando o en el pasado…

Chile es un país muy raro, tú vas al resto de Latinoamérica y al chileno le gusta mirar para abajo con cierta vanidad. Pero hay una serie de cosas que es absurdo, en las que vivimos en la edad media. Fuimos los últimos en aprobar la ley de divorcio. Cosas de un conservadurismo que no tiene sentido. Por ejemplo, ¡las tres causales son derechos humanos! ¿Que una mujer no se muera, que no sufra porque su hijo se le está muriendo adentro y una niña a la que violaron? Es tan extremo lo que se está pidiendo e igual tienes personas que te están jodiendo. Es como ¿ustedes no tienen alma? De verdad a mí me perturba que una parte de la sociedad chilena sea así de recalcitrante y a la vez de desinformada. Porque uno podría decir, “quiero que bajen las tasas de aborto para eso debemos legalizarlo”, porque esa es la realidad de los países, hay cifras que lo avalan. Los conservadores no sé si no se sienten bien consigo mismos o qué, nunca he entendido bien lo que quieren hacer. No hay menos abortos porque ellos anden gritando, solo se mueren más mujeres.

-Además, están tan preocupados de lo que hacen las otras personas…

Bueno porque en general son gente religiosa, y además, en Chile hubo una dictadura, es como “yo te digo como es la cosa y si no te mato”. Creo que aún está implantado esto en el alma de mucha gente.

dsc0862.jpg

-Y es fuerte que mujeres se pongan en contra de otras mujeres como pasa con Jacqueline van Rysselberghe, por ejemplo.

Hay dos tipos de personas que están contra el aborto, gente muy cuica que nunca se ha enfrentado a ningún tipo de problema, no saben que en una población duermen 5 personas en una misma pieza, que los tíos se violan a las niñas, que hay muchos abusos contra la mujer en general. Y eso no tiene control, entonces a ellos les parece que “si abriste las piernas báncatelo” pero ese no es el escenario real de las personas en Chile. Y por el otro lado, están los religiosos recalcitrantes que son de todas las clases sociales, generalmente evangélicos, y que también es gente con la que no se puede discutir porque son fanáticos. Ellos creen que a Dios hay que aguantárselo todo. Cuando el Tribunal Constitucional rechazó el requerimiento me apareció una imagen en Facebook que decía “Si Dios así lo quiso, reflexionemos”, jajjajajaja. Pero a mí más me llama la atención cuando son los cuicos que quieren imponerles a los otros su pensamiento, como si todos vivieran como ellos. Hay una carencia de empatía y de entender cómo vive la mayoría de los chilenos, lo que es muy violento. En cambio con los evangélicos que son unos fanáticos, con ellos no hay mucho que hacer, por algo los Estados son laicos porque no puedes basar las leyes en pensamientos religiosos. Así que punto aparte. Además piensa que la mayoría de los legisladores son hombres, no tienen idea de lo que pasa una mujer en una situación como las descritas en las tres causales. Las mujeres no son incubadoras de nadie, somos un país súper machista y súper conservador.

-Tu trabajo como directora, en parte, es muy de “¡vengo a destapar las creencias retrógradas y conservadoras!”

De hecho mi último trabajo es de abuso y tiene que ver, si bien lo toca más lateralmente, te hace pensar que somos una sociedad que abusa a sus niños y que si a una niña la quieren dejar embarazada a la fuerza no puede hacer nada… o sea ¿qué es eso? De verdad me llama la atención de los pro-vida que defienden fetos, ¿les importan estos niños abusados? Hay un gran porcentaje de adolescentes y niñas embarazadas producto de abusos dentro de su propia familia. Imagínate el terror, el infierno que viven y ¿más encima obligas a una niña violada a continuar con el embarazo? Todo es como una mentira ideológica. La realidad es que a las niñas abusadas hay que ayudarlas como sociedad. Si después tú quieres proteger mórulas es problema tuyo, arma un grupo, convence a una gente, vayan a sus talleres de rehabilitación espiritual, no sé pero a las niñas chilenas y a las mujeres hay que protegerlas. Conozco gente que ha tenido embarazos inviables, ¿sabes lo que eso le hace a la madre? Es un trauma que no te imaginas, sentir como tu bebé crece y que morirá a penas nazca. Es una locura ese nivel de tortura.

-¿Y vamos por el aborto libre?

Por su puesto, ese es el verdadero objetivo. Esto era lo mínimo. El aborto libre es lo que se necesita, las mujeres tienen que poder decidir sobre su cuerpo. Imagínate “decidir sobre su cuerpo”, es muy fuerte.