Barack y Michelle Obama despidieron a su hija Malia en su primer día en Harvard

La hija mayor de Barack Obama fue aceptada en la prestigiosa Universidad de Harvard y tras un año sabático está lista para empezar su carrera

Barack y Michelle Obama demostraron ser como cualquier otro padre, ya que ayudaron a su hija Malia a asentarse en la vida universitaria en Harvard.

Así es, Malia Obama fue aceptada en la prestigiosa Universidad de Harvard para estudiar la carrera de derecho y tras un año sabático, está más que lista para empezar clases. Así, el ex Presidente de los Estados Unidos y primera dama fueron vistos dejando a su hija mayor en los dormitorios de la facultad.

 

https://www.instagram.com/p/BYJRsckniG3/

Aunque los dormitorios se abren a los estudiantes de primer año el martes y las clases comienzan el 30 de agosto, la universidad permitió que la joven ingresara sus pertenencias desde el lunes para aprovechar que todos estarían al pendiente del eclipse y así evitar alborotos.

Los Obama llegaron con gafas de sol y aunque parecían emocionados, como todo padre, sus rostros reflejaban cierta tristeza al decir adiós a su primogénita.

El orgullo de papá

Barack no ha dejado de mostrar lo orgulloso que está de su hijas. Basta con recordar las palabras de aliento que brindó al despedirse de la presidencia:

Malia y Sasha, a pesar de las circunstancias especiales, se han convertido en dos increíbles jóvenes mujeres, inteligentes y hermosas, pero lo más importante: amables, consideradas y llenas de pasión. Han llevado muy bien la carga de ser el centro de atención estos años. De todo lo que he hecho en mi vida, de lo que estoy más orgulloso es de ser su padre”

Una nueva etapa

La universidad es un lugar familiar para los Obama ya que ambos se graduaron de la facultad de derecho. Esta no es del todo ajena a los estudiantes celebridades ya que ocho ex presidentes han asistido a sus clases. Los actores Natalie Portman y Matt Damond también se graduaron de sus aulas. Aunque claro, por la posición que actualmente ocupan sus padres, el Servicio Secreto se asegurará de quela joven se encuentre bien en todo momento, sin interrumpir en sus actividades.

Malia Obama es una chica que ha crecido a la vista del público y que ha sido capaz de tomar sus propias decisiones sobre muchos aspectos de su vida. Tenía 10 años y estaba en quinto grado cuando su padre se convirtió en presidente así que este es un paso muy importante para ella ya que no hace mucho, la familia dejó su puesto en la Casa Blanca para iniciar una nueva vida, lejos de las obligaciones presidenciales.  Así que este es un buen momento para un crecimiento personal y profesional de la joven.