Equidad

Trabajadoras del hogar ya no serán víctimas de la esclavitud moderna

Al menos las agremiados al Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar

Hace algunas semanas el Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar consiguió algo que parecía una tarea imposible.

Logró que se firmara un contrato colectivo de trabajo con el que sus empleos dejarán de ser informales y podrán acceder a derechos laborales como seguridad social y días de descanso.

Las trabajadoras del hogar dan un paso significativo

Históricamente, las trabajadoras del hogar ejercían sus actividades en medio de la desigualdad, en condiciones injustas y que podrían compararse con la esclavitud.

Según relatan, las condiciones en las que han trabajado por décadas incluyen largas jornadas de trabajo, pago injusto por la labor que desempeñan, largos trayectos y maltrato por parte de los patrones. 

Con el contrato se busca establecer las condiciones laborales bajo las cuales la trabajadora de entrada por salida, es decir, que no duerme en la casa del empleador, ejercerá las actividades designadas.

Se establece una hora de entrada y una de salida, así como los días en los que se trabajará y un tabulador con los días de vacaciones a los que tienen derecho.

Las trabajadoras han vivido por años una sobrecarga de trabajo, pues al inicio se les contrataba para un determinado número de actividades y terminan haciendo más. 

El contrato también establece si la forma de pago será semanal o diaria y se obliga al empleador a pagar de manera puntual y en su totalidad según se haya convenido. 

Eso no es todo, también se establece que las trabajadoras del hogar tendrán derecho a seguridad social con lo que eso implique. Aunque el contrato contemple este punto, el Seguro Social aún tiene deficiencias en esta materia.