#BodyPositive: Derribando el estereotipo de la “amiga gorda”

Michelle Elman describe por qué esta idea es “una gran mentira”

El #BodyPositive se ha convertido en un movimiento que a través de las redes sociales hace fuerza para sacar el tremendo peso social de la imagen física de la mujer respecto a las exigencia de la sociedad machista.

Una de sus exponentes es Michelle Elman quien tiene más de 57 mil seguidores en Instagram la principal red social del #BodyPositive.

Michelle cuando pequeña debió someterse a una serie de operaciones que le dejaron marcas en su cuerpo, especialmente en la piel de su abdomen. Si no se tratara de ella, seguro para la mayoría estas cicatrices serían una sentencia de por vida a cubrirse con lo que sea, pero no.

La joven no tiene vergüenza de mostrar su cuerpo tal cual es frente a sus miles de seguidores y de llevar la bandera de la libertad de los cuerpos.

Y además de hacer esta cruzada contra el cuerpo sujeto a la opinión de la sociedad también está presionando respecto del estereotipo de la “amiga gorda” que para muchos es la fracasada del grupo. Es súper interesante su visión y me gustaría mucho compartirla con ustedes.

Por favor, ¡cuéntennos qué opinan!

There's a stereotype around being the "fat girl" in a friendship group. She's the one who sits on the sidelines and never joins in. She's the one perpetually single and sits silently while all her friends discuss their love life because god forbid, if she actually find a boyfriend, she would never be comfortable naked or in the bedroom. She's the insecure one, the one constantly complaining about her body and talking about diets. I couldn't call bullshit more on this stereotype. Since the age of 11, I have always been the "fat" friend but I have never been THAT girl. Even with all my insecurities around my scars, and my body in general, I was never the girl who sat inside – I refused to because of my pride and ego and my surgeries never let me be the person who missed out on life. The difference between now and then is that there's no hesitation, there are no second thoughts and when my friend suggested jumping in the Fjord, I was all "Hell yeah!". Before I would have said yes reluctantly, spent the time hiding as much of my body as possible until the last moment, definitely worn a top and definitely wouldn't have taken photos, let alone been in them. Now, I'm the one suggesting photos, I was the first to whip off my top and the thought that my body was different wasn't there. The fact that I know many girls, fat or skinny, would miss out on opportunities like this is what fuels my body positivity. Body positivity isn't about being able to take underwear selfies, it's about not letting your underwear or your swimsuit be the reason you aren't taking part. And ultimately when you are around the right people, you won't EVER feel like the "fat friend". I don't look at these pictures and see me as the odd one out. I look at the pictures and see the memories and the three bodies that we had fun in! #ScarredNotScared Swipe for a video of me high pitch screaming as I jump in!

A post shared by Michelle Elman (@scarrednotscared) on

Hay un estereotipo sobre ser la «amiga gorda» en un grupo de amigas. Es la que se queda a un lado y nunca se integra. Es la que está permanentemente soltera y se sienta en silencio mientras el resto de sus amigas discuten su vida amorosa porque, que Dios la perdone, si ella realmente encontrara un novio, nunca estaría cómoda desnuda o en el dormitorio. Es la insegura, la que siempre se está quejando de su cuerpo y hablando de dietas.

Este estereotipo no es más que una mentira.

Desde que tenía 11 años, siempre he sido la amiga «gorda», pero nunca he sido ESA chica. Incluso con todas las inseguridades sobre mis cicatrices, y sobre mi cuerpo en general, nunca fui la chica que se quedó sentada dentro. Me negué porque mi orgullo, mi ego y mis operaciones nunca me permitieron ser la persona que se perdía la vida.

La diferencia entre ahora y entonces es que no tengo dudas. No les doy un segundo pensamiento y, cuando mi amiga sugirió que saltáramos al fiordo, yo solo pensaba «¡claro que sí!». Antes, habría dicho que sí a regañadientes, habría pasado el tiempo escondiendo mi cuerpo lo máximo posible hasta el último momento, definitivamente habría llevado una camiseta y definitivamente no habría hecho fotos, muchísimo menos salir en ellas.

Ahora, soy yo la que sugiere las fotos. Fui la primera en quitarme la camiseta y el pensamiento de que mi cuerpo es diferente no estaba allí.

El hecho de que conozca a muchas chicas, gordas o delgadas, hace que no me falten oportunidades como esta, que alimentan mi actitud ‘body positive’. El ‘body positive’ no va de ser capaz de tomarse fotos en ropa interior. Va de no dejar que tu ropa interior o tu bañador sea la razón por la que te mantienes al margen.

Y, en último término, cuando estás alrededor de la gente adecuada, NUNCA te sentirás como «la amiga gorda». No miro a estas fotos y me veo como la rara. Miro a estas fotos y veo los recuerdos y los tres cuerpos que nos divertimos allí dentro.