Ellas fueron duramente criticadas por amamantar a sus hijos en público

Se volvieron virales luego de compartir sus experiencias

Por redacción Nueva Mujer

No importa si estás en América o en Europa, mostrar los senos para amamtar a tu hijo sigue siendo un tema tabú. Un acto tan natural como sería darle de comer a un hijo se convirtió en algo molesto, algo que se debe preservar para la intimidad de la madre y el bebé. Pese a los esfuerzos de instituciones de salud pública, amamantar sigue siendo un tema polémico y estos son algunos de los casos que dan prueba de ello.

MÁS: Mujeres defienden su derecho a amamantar a sus hijos en público

Jessie Maher

Se encontraba en Connecticut, Estados Unidos, cuando un hombre de más de 60 años le gritó que lo que estaba haciendo era repugnante, haciendo referencia a que amamantaba a su hijo. En el video que Jessie compartió a través de redes sociales se puede escuchar a un hombre que le grita : '¿Puedes hacer eso en otro sitio? Es repugnante y tú eres asquerosa'. Por fortuna las personas que estaban alrededor la defendieron y pusieron al hombre en su lugar.

Joel Cover

La joven estaba en una boda en Alemania, cuando llegó el momento de alimentar a su pequeño. La joven madre decidió compartir en Instagram el momento, recalcando lo duro y complicado que es ser madre. Los comentarios negativos no se hicieron esperar pues hubo quien señaló que era una 'exhibicionista' por compartir imágenes tan íntimas de ella.

MÁS: Camisetas para la lactancia materna ¡Cómodas para la madre y el bebé!

Brei Tensen

Decidió sentarse al borde la alberca para amamantar a su hija. De inmediato le pidieron que fuera más discreta pues incomodaba a las personas o que, en su defecto, fuera a amamantar a su pequeña en los vestidores. Illinois cuenta con una ley que permite a la mujeres alimentar a sus hijos en cualquier lugar público siempre y cuando no esté expuesta.

Rosaliz Zuany

Se disponía a solicitar un certificado de buena conducta en la Comandancia de la Policía Estatal en Carolina y que, mientras esperaba el documento, a su hija le dio hambre y procedió a alimentarla. Acto seguido, un agente de apellido Serrano se le acercó para notificarle que en el edificio había disponible un cuarto de lactancia. A lo que Zuany le respondió que "no, está bien. Estoy cómoda". Sin embargo, el oficial insistió. Le indicó que "no es una opción pegártela aquí, tienes que irte al cuartito".