La educadora de vocación que hace la diferencia en pro de la juventud boricua

Aunque no estudió pedagogía, una residente del pueblo de Carolina demuestra que su amor por la educación va más allá del aula.

Por: Carmen Deliz Maldonado Rodríguez

"Allí donde se cruzan tus talentos y las necesidades del mundo, está tu vocación". Este pensamiento, que una vez dijo el filósofo griego Aristóteles, puede ser el que mejor describe la labor de una puertorriqueña que ha dedicado su vida al servicio a través de la educación.

Su nombre es Lola Yglesias y desde hace nueve años funge como la directora ejecutiva de Enactus, una organización que reúne a estudiantes, académicos y empresarios comprometidos con transformar vidas a través del empresarismo.

 

"Yo no estudié pedagogía, pero créeme que la pizarra y la tiza transformaron mi vida", dijo Yglesias en entrevista con Nueva Mujer.

Aquellos dos objetos que le regaló su abuelo carpintero cuando era pequeña marcaron su vida para siempre. "Todavía ese sonido de la tiza en aquel pedazo de madera pintado de negro me retumba en la cabeza y me recuerda todos los días la responsabilidad que tengo", afirmó.

Esa responsabilidad, según dijo, es el resultado de haber nacido en un hogar dedicado al servicio. Tanto su madre como su padre formaron en ella un ser humano "con un deseo de servir y de abrir camino a otras personas para que las dificultades que uno tuvo no las tengan y vivan otro tipo de experiencia".

 

De su abuela, una maestra innata pese a que estudió hasta tercer grado, heredó el amor por la lectura, razón por la que habla como si recitara un poema e incluye una que otra palabra de domingo. Con un bachillerato en Lenguas y Literatura de la Universidad de Puerto Rico, y una maestría en Administración de Empresas, Yglesias cambió la visión que tenía del mundo y se convirtió "en una aprendiz de por vida" cuando dio clases en un colegio por primera vez.

"El proceso de ver cómo uno puede influenciar positivamente en la vida de otra persona es lo que te hace amar el ser una educadora. De hecho, yo recibo más de lo que doy a los estudiantes y eso me hace aprender todos los días", compartió la carolinense.

Luego de más de 17 años trabajando en la Universidad del Este del Sistema Ana G. Méndez en Carolina, donde comenzó como profesora y posteriormente ostentó los cargos de directora de mercadeo y decana de la Escuela de Innovación, Emprendimiento y Negocios, Yglesias se interesó por Enactus, que en aquel entonces se llamaba Sife.

 

Como parte de su trabajo, es responsable del desarrollo programático, organizacional ante la junta de directores y ante la entidad matriz, Enactus Worldwide, que está ubicada en Estados Unidos y cuenta con 36 países afiliados, entre ellos, Puerto Rico.

Su experiencia en Enactus la compara con "un viaje continuo en una montaña rusa espectacular con momentos en que te aterroriza lo que viene después hasta el instante de disfrutarte lo que pensabas desconocido, y eso te deja con unos deseos de volver a hacer la fila y montarte otra vez".

A pesar de que el tiempo ha pasado y las canas en su cabeza son prueba de ello, para la educadora todavía queda mucho por hacer porque "la responsabilidad de entregarles un mejor país es nuestra; no podemos dejársela a los demás".

"No importa lo que digan de la juventud, siempre hay algo nuevo e interesante que descubrir en ellos: una nueva perspectiva de vida, una nueva manera de ver las cosas", concluyó.