El extraño "cumplido" de Trump a la primera dama francesa que no podemos pasar por alto

El Sr. Trump tuvo el descaro de expresarse de esta forma frente al presidente francés y Melania Trump

Por Karen Hernández

El Presidente de los Estados Unidos se ha ganado a pulso la fama de misógino y sexista por sus comentarios y acciones que objetifican a las mujeres. Trump tiende a considerarlas el "sexo débil", critica su apariencia cuando no es "digna" de su agrado y se refiere a ellas como algo "que debe ser agarrado por el coño" ("grab them by the pussy").

MÁS: Mujeres que le han hecho pasar momentos incómodos a Donald Trump *aplausos*

Hay muchos casos en torno a los encuentros de este hombre con mujeres de la farándula y del mundo, pero en su reciente visita a Francia, dio mucho de qué hablar por la manera en la que se dirigió a la primera dama francesa, Brigitte Macron. "¡Estás en muy buena forma!", dijo el mandatario mientras observaba a la primera dama de pies a cabeza y posteriormente se dirigió al Presidente francés, Emmanuel Macron para reiterar el "cumplido" hacia su esposa: "¡Qué hermosa!…"Ella está en tan buena forma física", concluyó el mandatario norteamericano. Y sí, Melania Trump estaba presente, junto a Brigitte.

 

MÁS: Trump es un sexista y estos tweets atacando a una periodista son la prueba

El encuentro ocurrió durante una visita al Hôtel National des Invalides, un complejo de museos en el centro de París que alberga la tumba de Napoleón Bonaparte y sin importar que fuera transmitido en vivo a través de Faceboo, Trump no deja de hacer de las suyas.

Por supuesto que sus incómodos saludos tampoco podían quedar atrás y como era de esperarse, se despidió de la primera dama con un incómodo apretón de manos que terminó en un toqueteo innecesario pues la abrazó y la besó en ambas mejillas, mientras la jalaba hacia él.

 

Brigitte y Emmanuel Macron tienen una larga historia de amor pues ambos se cnocieron en la escuela, cuando ella era maestra y él su alumno. Hace unos meses se convirtieron en tema de conversación debido a la marcada diferencia de edades entre ambos, la cual es curiosamente la misma que Donald y Melania.

Aún cuando es un comportamiento predecible, sigue siendo inaudito ver un hombre en su posición no tiene un alto y es triste pensar que "es Trump, ya saben cómo es" cada vez que comete algún acto sexista contra una mujer. Porque en palabras de este hombre, "cuando se es una estrella, ellas te permiten hacerlo. Uno puede hacer lo que sea".

El mes pasado, atacó a la presentadora de noticias, Mika Brzezinski en una serie de tweets, que decían que tenía un "bajo coeficiente intelectual". A principios de junio, el Sr. Trump interrumpió una llamada telefónica de la Oficina Oval con el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, para comentar sobre la apariencia física de Caitriona Perry, una corresponsal de Washington de la emisora irlandesa. "Tiene una gran sonrisa, apuesto a que lo trata muy bien", dijo el presidente al primer ministro.

MÁS: Lady Di y otras mujeres a las que Donald Trump intentó 'conquistar' y lo rechazaron

Pero quien le dio la vuelta fue la primera dama, Agata Kornhauser-Duda, esposa del presidente polaco Andrzej pues durante su reciente visita a Polonia, el mandatario fue despreciado por ésta cuando estiró la mano para saludarla. Así, la primera dama polaca dirigió su saludo a Melania Trump primero, sin importar pasar por encima del saludo del señor Trump.