"Me sentí vulnerable y humillada": Nicole Kidman confiesa lo que significó ser una mujer abusada

La actriz australiana enfrentó en carne propia, lo que viven muchas mujeres día a día con su pareja

Por Karen Hernández

Nicole es sin duda una de las actrices más destacadas de los últimos años, por su versatilidad y capacidad de tomar prácticamente cualquier papel que le pongan enfrente pero especialmente este, ha representado un verdadero desafío, por la carga emocional y psicológica que trae consigo.

Por ello, fue un gran acierto que HBO pensara en Nicole para la miniserie “Big Little Lies”, donde esta última interpreta a una mujer que vive un matrimonio abusivo y tormentoso, en manos de Alexander Skarsgard.

MÁS: Esta es la razón por la que Nicole Kidman mandó al diablo sus implantes de seno

“Me sentí muy expuesta y vulnerable y profundamente humillada. Recuerdo estar tirada en el suelo y no me levantaba entre tomas. Sólo estaba ahí, quebrada y llorando”, reveló la actriz a W Magazine. Y es que la ganadora del Oscar señaló que la lucha interna de su personaje también afectó su vida. “Cuando regresaba a casa, me sentía avergonzada, como si se tratáse de Celeste, mi personaje. Recuerdo que en un punto (el director Jean-Marc Vallée) vino hacia mí y me puso una toalla porque estaba en ropa interior en el suelo y básicamente desnuda…”, confesó la actriz.

MÁS: Tras su divorcio, Tom Cruise mandó a espiar a Nicole Kidman por celos

El maltrato a la mujer, en cualquiera de sus formas, parece un tema del pasado. Sin embargo, está más latente que nunca ya que cada vez se viraliza y corre la voz en cuestión de segundos. No hay necesidad de caer en excesos feministas para darnos cuenta de que el pensamiento colectivo la mujer sigue girando en torno a ser el sexo débil y vulnerable y que hay que mantener una lucha constante para demostrar que tenemos un fin más allá que el de procrear o atender el hogar.

MÁS: “Queremos ver si no estás gorda”: Exigen a actriz ir a casting en bikini para obtener un papel”

Una de las cosas que más llama la atención de la serie es que no retrata a la típica mujer perfecta que vive en una casa perfecta sino que es una golpeada, aún cuando su hogar es “perfecto”. Nicole interpreta a una mujer sofisticada e inteligente, sin embargo, como muchas que viven esa situación y están consientes, no puede salir de ahí.

Es un papel devastador y para adentrarse a él, la actriz se guió con historias reales de mujeres abusadas, que contaron su sentir y el daño que provocó vivir así. “He recibido los e-mails más sorprendentes de personas diciendo que ahora entienden por qué las mujeres permanecen o por qué la gente se queda con un abusador, y si eso cambia la vida de una persona, eso es increíble para mí”, confesó la australiana. “Me alegro de que el show haya creado la conversación, me alegro de que se haya quitado el velo”.

MÁS: Nicole Kidman demuestra que sí sabe aplaudir