Ella intentó hacer un truco viral y ahora irá a la cárcel

Jamás imaginó que las cosas saldrían mal y arruinaría la vida de su familia.

Por redacción Nueva Mujer

Si hay algo que caracteriza a los YouTubers son las ganas de idear cosas novedosas que puedan grabar en sus videos, que le gusten a sus seguidores y así puedan volverse más populares. Lamentablemente,en la búsqueda de la fama, algunas personas han llegado al extremo y han terminado horriblemente con su vida.

MÁS: Así manipulan la mente de adolescentes y los llevan al suicidio en el reto de “la ballena azul”

Ese es el caso del YouTuber Pedro Ruiz, quien el pasado lunes 26 de junio fue asesinado accidentalmente por su novia, Monalisa Perez, mientras intentaban realizar un peligroso truco. ¿Su objetivo? Volverse los más virales y famosos de la famosa plataforma de videos.

De acuerdo con los informes de la policía, Monalisa (quién se encuentra en su séptimo mes de embarazo) disparó contra Pedro mientras él sostenía un libro a la altura de su pecho. Ella pensaba que la bala no traspasaría las páginas, pero las cosas no salieron como ambos pensaban y él murió inmediatamente al ser atravesado por el proyectil.

MÁS: #A4paperchallenge: es uno de los enfermizos retos de Internet que ponen a prueba la ‘belleza’ femenina

Perez declaró que su pareja “había practicado el truco con anterioridad”, disparando contra otros libros, los cuales le mostró para demostrarle que la bala no había atravesado ninguno de ellos y convencerla de grabar un video donde ambos aparecieran haciendo el peligroso acto.

Fue la misma Monalisa quien llamó a la policía después de dispararle a Pedro para pedir ayuda. Ellos se encontraban filmando el momento en la parte trasera de su coche.

MÁS: Cuidado con el nuevo reto viral inspirado en ‘Wonder Woman’, podría resultar fatal

Sus familiares indicaron que la pareja, específicamente Pedro, siempre estaba en búsqueda de emociones fuertes y fama. De hecho, en los videos que tienen en su canal no sólo se puede ver cómo era su su vida junto a su hija de tres años, sino también otras bromas inofensivas que ella le gastaba a él.

Ahora Monalisa enfrenta enfrenta una pena de diez años de prisión y una multa de 22 mil dólares. Un lamentable final por realizar lo que pensaba era un “truco” inocente.