Quito: piden control policial dentro de los buses para evitar acoso y robos

En tres ciudades de Latinoamérica se realizó un análisis de la situación de las mujeres en el transporte respecto al acoso sexual.

El Municipio del Distrito Metropolitano de Quito junto al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) realizaron hace poco la Conferencia Internacional "Ella se mueve segura", con el objetivo de generar conocimiento sobre mejores prácticas de alcance regional para promover políticas públicas que fomenten la inclusión y la equidad de género en el transporte sostenible.

El estudio de las tres ciudades involucradas en la iniciativa (Quito, Santiago de Chile y Buenos Aires), se basó en la metodología usada en la publicación Safe and Sound, International Research on Women´s Personal Safety on Public Transport, realizada por FIA Foundation en marzo de 2016.

MÁS: Ilustraciones muestran cómo nos gustaría responder ante el acoso en el transporte

Los primeros resultados arrojaron que la seguridad personal de las mujeres se ve comprometida durante el uso del transporte público y que la percepción de inseguridad puede afectar la manera en que las mujeres usan el transporte público para acceder a la educación, al empleo y a la atención sanitaria.

En el caso específico de Quito, los datos provenientes de la Encuesta de Movilidad para el diseño del Metro de Quito, identifican que los hombres realizan más viajes por persona (2,08) que las mujeres (1,86).

Sin embargo, las mujeres realizan más viajes a pie y en transporte público (64,4%) que los hombres (58,8%). Por otra parte, esta investigación determinó a través de la implementación de 1.145 encuestas en el corredor del Sistema Trolebús, que las principales causas de inseguridad en el transporte público son la poca o mucha afluencia de personas y la presencia de vendedores ambulantes en las unidades. En segundo lugar está el acoso, físico, verbal o visual.

MÁS: Obligarían a los hombres ceder el asiento a las mujeres en transporte público

Asimismo, cerca de 50% de los encuestados manifestó haber experimentado situaciones de insinuación o acoso sexual, mientras más del 60% dijo haber sido víctima de asalto, robo, peleas o insultos.

Por otro lado, el estudio reveló que los usuarios creen que un mayor control policial podría ayudar a mejorar la situación y que es necesario aplicar sanciones más estrictas a quienes violen las normas para afrontar definitivamente el problema.

Bernardo Requena, director representante de CAF en Ecuador, explicó los esfuerzos de la institución en temas de movilidad sostenible, que se centran en los usuarios más allá del modo de transporte y/o la infraestructura: "Buscamos atender la problemática creciente de la inseguridad personal con base de género en el transporte público en América Latina e investigar en qué medida este fenómeno restringe la incorporación de las mujeres a la actividad económica".

MÁS: 6 de cada 10 mujeres son acosadas en transporte público de Latinoamérica

En este presentación del estudio participaron entidades municipales involucradas (Empresa de Transporte de Pasajeros y Patronato San José de Quito), autoridades provinciales y nacionales en materia de transporte, espacio público y género, además de colectivos ciudadanos conformados por mujeres, quienes debatieron temas como las percepciones ciudadanas en los hábitos de movilidad, el reto de mejorar las condiciones de las mujeres en el transporte público a nivel nacional y cómo las organizaciones públicas pueden trabajar con los colectivos sociales de la ciudad.