Actriz de 'Friends' se arrepiente de ponerse implantes en la cara: "Empeoré con ellos"

Ella buscaba verse más joven, pero cada vez se veía más falsa y con el efecto contrario

Por Karen Hernández

Hace unos años. la estrella de la popular serie 'Friends', Courteney Cox sorprendió a todos con una drástica transformación en su rostro que la había dejado irreconocible y con una imagen muy alejada de la de su personaje, Mónica Geller. 

Tras varios años siendo blanco de críticas y cuestionamientos en torno a su apariencia, Cox, de 53 años, reconocido en una entrevista para la revista New Beauty que había decidido quitarse los implantes de relleno que tenía en la cara y admitió que lamenta haberse hecho ciertos procedimientos cosméticos porque la hicieron verse peor en su desesperación por lucir más joven. 

        DESCUBRE MÁS

 

Y es que después de verse en diferentes fotografías, la actriz se dio cuenta de que ya no parecía ella misma y que los procedimientos hacían el efecto contrario a lo que ella quería. "No tienes idea porque es gradual, hasta que dices 'Oh, rayos, esto no está bien'. Y es peor en las fotos que en la vida real",dijo Cox, refiriéndose a los rellenos e inyecciones que se aplicó en el rostro.

Imagen foto_00000016

 

Courtney expresó en la entrevista lo terrible que es la obsesión de Hollywood por mantenerse joven y cómo eso la llevó a tomar malas decisiones con su propia apariencia. "Crecí pensando que la apariencia era lo más importante lo cual es un poco triste porque me metí en problemas. Me esforzaba tanto para mantenerme al día, y en realidad empeoré las cosas", explicó y señaló que fueron los mismos médicos los que a menudo la presionaban por levantarse "aquí y allá".

De acuerdo con Cox, el criterio de los médicos, de su círculo cercano y productores, era que esa "ayuda" la hacía ver más bonita y que venden la idea de "belleza y naturalidad" al precio de una inyección en la cara que quite las arrugas y marcas de la edad. Así, la actriz pronto se vio envuelta en una obsesión y un ciclo vicioso entre agujas y quirófanos que sólo la deformaron.

Ahora que la actriz optó por remover los implantes de botox, quiere envejecer de manera natural y hacer de lado la dureza con la que la industria califica la apariencia de las mujeres. "Me han disuelto los implantes de relleno. Me siento mejor porque ya parezco yo misma. Las cosas van a cambiar. Todo caerá. Traté de no estropearme, pero en realidad, eso me daba una falsa apariencia", confesó. "He tenido que aprender a abrazar mi cuerpo y darme cuenta de que los rellenos no son mis amigos".