Estrella de Youtube fue acusado de pornografía infantil, le pedía a las niñas "videos sugestivos"

El cantante se aprovechó de la plataforma para "abusar" de la devoción de sus seguidores menores de edad

Por Karen Hernández

A sus 24 años, Austin Jones podrá ser una estrella de Youtube con cientos de seguidores, pero detrás de este cantante e influencer, existen dos cargos por pornografía infantil. Y es que presuntamente Austin se ha dedicado a pedirle a sus seguidores, menores de edad, a demostrar su afición hacia él mediante el envío de vídeos sexualmente explícitos.

        DESCUBRE MÁS

 

La música de Jones se describe como "música pop intensa y muy emocional" por lo que no es extraño que sus seguidores sean, en su mayoría, niñas entre 14 y 16 años, según informes de la policía federal.

El joven reconoció que había tenido conversaciones en línea con chicas que le escribían a su cuenta de Facebook, diciendo lo mucho que lo admiraban y que para probarlo, debían grabarse. Jones agregó que nunca les pidió nada más allá de un video "haciendo twerking".

De acuerdo con documentos oficiales donde se presentaron los cargos al cantante, este les decía a sus víctimas que eran afortunadas porque él les estuviese contestando sus mensajes. 

Posterior a esto, el Youtubestar presentó ante un tribunal federal de Chicago con la vestimenta de cárcel y cadenas de tobillo. Cada uno de los dos cargos de producción de pornografía infantil representa un mínimo de 15 años de prisión.

Esta no es la primera vez que Austin es acusado ya que hace dos años, una petición en change.org trató de suspender su gira de conciertos debido a que le pedía a las niñas mandar videos bailando sugestivamente.

Debido a la presión que los primeros cargos ocasionaron en el cantante, este alegó que había considerado matarse y que incluso había sido hospitalizado por "tendencias suicidas". Se excusó con haber tenido una infancia difícil. "Cuando les pedí los videos estaba desesperado por la atención", dijo Jones en un video de 2015. "Quería sentirme bien conmigo mismo y pensé que era algo divertido sin sentido. Era joven y estúpido, no estaba pensando con claridad (…) Estuvo mal y no debí haberlo hecho."

Si bien el Internet ofrece grandes posibilidades en cuanto a fines educativos y diversión, también expone a los niños a graves peligros que muchas veces pasan inadvertidos por los padres. Además las redes sociales ofrecen un inmenso catálogo de celebridades que catapultan su fama gracias a estas plataformas y la mayoría de los que consumen a estos artistas son niños y adolescentes que buscan ese espacio que ofrecen para expresarse sin garantía de seguridad o privacidad alguna.

Los padres podrán no ser expertos en el terreno de las redes sociales, pero es necesario que entiendan lo que hacen sus hijos y establecer reglas de  seguridad donde lo primordial sea evitar compartir cualquier tipo de contenido que ponga en riesgo su imagen.